martes, agosto 31

Sabios consejos

Una profesora (sí, la que me da miedo) dijo que leyéramos poesía en nuestras casas en voz alta (por eso debe haber dicho en nuestras casas, para no quedar como locos y porque mi libertad termina donde empieza la del prójimo, o algo así). Dijo que una vez lo hizo en una clase: puso a la gente en parejas y hacía que se enamoren unos a otros leyéndose Shakespeare en voz alta (ven por qué le tengo miedo?).
También dijo que era porque la palabra ahí toma otro valor, y aparece otro componente muy importante que es el silencio. Que el silencio es también poesía. Que tal vez tiene más significado el lenguaje del silencio que el lenguaje de las palabras.

Me gusta cuando en la facu te dicen algo así que es muy cierto y es un consejo muy valioso, sobre todo si viene de una profe a la que le tenés miedo.

sábado, agosto 28

What lies beneath

Yo no sé mentir. Aunque trato a veces (la excusa de las mentiras blancas... aunque a mí me gustan con un estampado como de cebra).

Hay un momento en el que mentir es un poco más fácil. Es cuando la otra persona quiere que le mientas.
Pero lo más fácil es cuando esa persona sos vos misma.

viernes, agosto 27

Incómodo

Nada más raro que una visita a la ginecóloga. Sobre todo si para romper el hielo se te ocurre hacer un chiste y te sale mal. Como cuando, por ejemplo, despues de que te dice "sacate la bombachita" (!?), y lo hacés, te vas a sentar en la camilla y hace el famoso ruido a pedo (aire que sale, como en un sillón), y vos decís "no fui yo, eh!", y la mina te mira seria desde el escritorio. Y peor es repetir el chiste, explicarlo y reirte. Y que la mina te mire de nuevo con cara de nada.

Para colmo después te dice "estás tensa".

jueves, agosto 26

Sabías que se puede?

Me parece que voy a inaugurar una nueva sección del blog que se llamará "historias de mi vida". O "lo básico a saber de las vivencias extraordinarias de Cecilia". O sino "cómo saber las historias de antemano para que Cecilia no te queme la cabeza contándotelas 20 veces".

Hoy voy a empezar con una de cuando tenía 5 o 6 años. Lo que sé es que me acuerdo como si fuera hoy.
Yo de chiquita tenía tendencia a estar resfriada, con otitis, con sinusitis, hasta neumonía. Hubo un invierno que de tanto estar congestionada y con problemas en los oídos, aprendí a leer los labios, aunque usted no lo crea.
Mi cara estaba: con la nariz roja y paspada, con lastimaduras en la boca, ya que se me secaba a causa de constantemente respirar por ella, y con mis famosos "zurcos", que era el camino que hacían las lágrimas al caer, que hacían que se me paspen los cachetes. Sí, era una drama queen. Hacía castigar a mis hermanos con mi preciada actuación de mártir. Igual eran unos guachitos....
En conclusión: linda nena, eh. Estaba hecha mierda, jeje.

La historia comienza aquí: Un día, estaba en el dormitorio de mi papá, y éste levanta los ojos de su libro y me dice "sabías que podés respirar por la nariz, no?". Y yo pienso "¿y éste qué me está diciendo?". Para mí era como que me dijeran que podía respirar por las orejas. Al ver mi cara de "¿me estás haciendo un chistonto o estás loco?", me dice "¡dale, probá!". Y su cara era aún más graciosa que la mía, porque no podía creer que yo no sabía eso.
Y probé.
Y funcionó. Era MUY raro.
Pero estuve todo el día practicando, como nena con chiche nuevo.
......

Las conclusiones las sacan ustedes, yo no me voy a poner a decir "sí, era loca de chiquita ya", o "estaba desconectada del mundo desde tan temprano", o "qué pendeja pelotuda".

Lo que sí, es el día de hoy que espero que venga alguien, levante la mirada y me diga "ah, pero no sabías que...".
Que me dé eso que me falta.
Alguien que me diga por qué es que a mi vida no la siento como real y que me ayude a estar mejor y a ser más persona.

lunes, agosto 23

Acertijio

¿Por qué será que tengo, mayormente en marzo y en agosto, dos o tres numeritos de 2 o 3 cifras escritos en la parte interna de mi muñeca izquierda, que varían día a día?

No, no son de esos jueguitos de "una los puntos" que al hacerlo marcaría la línea por donde cortar.



No, no es este caso, además no me pintaría las uñas de ese color.
Pude postear una foto!!!

jueves, agosto 19

Every little thing she does is magic

Mi casa es muy amable, porque cuando viene gente, les da conversación.

Así que si Ud. viene a mi casa y no sabe de qué hablar, encontrará motivos muy interesantes, a saber:

+ Mis plantas.

Visita nueva: "Uy! Qué planta rara, y qué linda! ¿Qué es?"; "¿Un trébol negro? Nunca había oído nombrarlos... ah, y te lo trajiste de allá?"; "Las hojas parecen ser las flores"; "¡Cuando no les da la luz se cierran!"; "¡Qué loco como siguen al sol!".

Si la visita es vieja, podrá chequear el crecimiento de las plantas durante el tiempo en que no vino, y hacer comentarios como: "¡Uy, que grande que está esta!"; "El potus te está invadiendo toda la pared, ya está cruzando la ventana"; "Che, qué pasó, te olvidaste de regarlas?".

+ El perro del primer piso, que veo desde arriba.

Visita nueva: "¿Quién ladra? a ver... Ay... qué lindo!!!"; "Vamos a tirarle algo de comer".

Si la visita es vieja, de nuevo, puede chequear el crecimiento del perro.

Las dos clases de visitas se pueden colgar en la ventana un rato mirando qué hace el perrito, y comentar al respecto.

+ La vista de mi ventana.

Visita nueva: "WOW, ¡qué linda vista que tenés! ¿Qué hacen allá abajo?.. ah, arreglan los subtes?" "Acá es hermoso para estudiar, la luz que hay... pero tal vez no es bueno porque te colgás, no?" (yo no la escucho porque estoy mirando las palomas del techo de enfrente, que a veces cuento); "Já, tenés una escuela abajo, cómo deben romper las bolas, no?".

Si la visita es vieja, puede observar y notar cómo avanzó la construcción del edificio de la otra cuadra, y comentar sobre eso y sobre los obreros.

+ Mi piso de parquet (de cuadraditos formados de maderitas... si eso es parquet).

Visita nueva: "Epa, el piso se levanta, se salen las maderitas!"; "¿Y si jugamos al Jenga con el piso?".

Si la visita es vieja, puede observar el probable creciente deterioro de mi piso, especialmente después de que mis compañeros de chef vienen a descontrolar a mi casa, y no pueden controlar ni que el vaso se mantenga con todo su contenido adentro, o hacen guerra de maní o de alfajores.

+ Los imanes de mi heladera (Magnetic Poetry).

Visita nueva: "Uy... y estas palabritas? Son para formar frases?"; "Jajaja, lo que pusieron acá"; "Pareciera que la heladera tiene varicela!"; "Dónde conseguiste esto tan copado?".

Si la visita es vieja, puede controlar que su frase se mantenga en pie y ver si hay nuevas frases formadas.

Esas son las típicas cosas para hacer small conversation en mi departamento. Muy útiles también cuando se acaba de hablar un tema pesado que nos deja medio mal, y hay que despejar con algo. Amo mi casa.
........................

Though I've tried before to tell her
Of the feelings I have for her in my heart
Every time that I come near her
I just lose my nerve
As I've done from the start

Every little thing she does is magic
Everything she do just turns me on
Even though my life before was tragic
Now I know my love for her goes on

Do I have to tell the story
Of a thousand rainy days since we first met
(...)

Every little thing she does is magic
Everything she do just turns me on
Even though my life before was tragic
Now I know my love for her goes on

(...)
Must I always be alone?

Every little thing she does is magic
Everything she do just turns me on
Even though my life before was tragic
Now I know my love for her goes on

The Police

miércoles, agosto 18

Mediocridad

¿Por qué la palabra mediocre es supuestamente tan insultante?

¿Es malo ser como la mayoría?

Igualmente, creo que nadie puede ser mediocre, aunque quiera.

martes, agosto 17

Angustia facultativa

Estoy angustiada. Hay muchas posibilidades de causa, pero es una mayormente: LA FACU. O: Yo en la facu.

Pero antes va la secuencia.
Me levanté temprano, 4 horas antes de lo normal (no estoy trabajando en este momento), para estudiar. Tenía que leer varios textos para hoy sí o sí. Uno de ellos, si no el más importante, no estaba en la fotocopiadora de la facu en la que tengo 50% de descuento (no tienen muchos textos de esa materia, lo que creo que no es justo). Entonces tuve que ir al negocio de afuera a comprarlo temprano hoy (ayer fue feriado), así lo leía antes de las 17, que cursaba. Estaba cerrado. Lloviznaba, no quería café ni gastar $$ en uno (es 17 y ya no tengo plata). Así que me fui a un aula, aproveché para leer un texto, y esperé a que abra el negocio. Buena noticia cuando fui: con mi beca, me dan el 25% o 35 % de descuento (no sé por qué no me pudo decir con exactitud, ni por qué entonces me cobró $2,25 un texto que salía $4)... por mí: mejor.
Vine a casa (está cerca de la facu, eso es una GRAN ventaja), leí, comí, leí, chateé, leí, peleé con mi compu, leí. En una de esas lecturas tan entretenidas, me quedé dormida sobre la mesa del comedor. Arriba del apunte. Y hete aquí que me desperté a las 17:00, sin haber leído lo que tenía que leer para el práctico del día, y habiéndome perdido la clase de las 17 (tenía que leer, así que no fui al teórico). YA FALTÉ!!! Soy de terror.

Fui a la facu a las 19, después de leer un poco más. Iba a entrar por la puerta de atrás, pero mi voluntad -y el aspecto particularmente lúgubre del garage ese en esta tarde-- me hicieron entrar por la de adelante. Me senté en el teórico, tomé apuntes, sabía de lo que hablaba... todo bien (salvo el olor a chivo del aula, o mejor dicho de algún/os integrante/s de la misma).

Después vino el práctico. Y ahí está la angustia. La profesora tenía una lista con nuestros nombres, también las materias que habíamos hecho. Y éramos 10. La mujer preguntaba cosas por nombre, y nunca me sentí tan mal en la facu. Ya de por sí me siento menos que los demás normalmente, pero esta vez fue horrible. Además soy terriblemente tímida, especialmente con temas del conocimiento (mi timidez parte de mi inseguridad).
Por ejemplo, la mujer empezó a preguntar del medioevo, y dijo que digamos ALGO, lo primero que se nos ocurría. Yo no sabía NADA de eso. Blanco total. Tengo un vacío terrible en el rubro historia. Algunos al menos decían "Camelot". Yo nada. Y no dije nada. Maldita mi idea de hacer el secundario Industrial porque me preparaba mejor (para letras?!). Y maldita mi repulsión a la historia. Y maldita mi facilidad para zafar.
Y también maldita mi amnesia con los nombres y las fechas. La mujer dijo que hagamos una lista con los libros que habíamos leído. Yo no pude anotar ni tres. Y leí toda mi vida desde que supe cómo hacerlo!!! También pidió que digamos ALGO, lo que sea, del primer diccionario de la lengua española. El viernes lo ví en una materia. Puede ser que no me acordaba NADA? Un vacío en la memoria. Leo autores y me olvido el nombre. El nombre de profesores/as también. Es anormal. Tendré que hacerme ver?

Y para colmo doy mi primer final en un mes, y no estoy ni remotamente lista. Estoy aterrerizada. Y encima empiezo a trabajar en cualquier momento, en una pasantía de la otra carrera que estoy haciendo (chef). Aunque quisiera, no puedo por ejemplo estudiar historia, no tengo ni tiempo para lo básico de cada materia.

Estoy muy angustiada, no quiero volver a esa clase. El año pasado dejé una materia por algo así. Y esta es la materia que más me gusta. No la voy a dejar. No tengo que dejar que mis miedos me impidan seguir una vida normal. A lo sumo soy la tonta del grupo, no?

domingo, agosto 15

Spinettalandia

Ayer pude cumplir mi sueño de estar en esas tierras.
A la música de Spinetta la conozco desde que nací. O antes, mejor dicho. Desde la panza. Me crié escuchando Ana no duerme, Todas las hojas son del viento, Contra todos los males de este mundo, Muchacha, Alma de diamante, Plegaria para un niño dormido, Será que la canción llegó hasta el sol, Maribel se durmió, Tema de Pototo... Su radiante música siempre fue parte de mi vida.
Ayer tocó en Floresta y fue la primera vez que lo pude ver en vivo. Y puedo decir que fue hermoso.
No voy a hacer una crítica musical o del espectáculo en sí. Lo mío es más personal, quiero escribir cómo me llegó.
Ya desde el comienzo fue muy emocionante para mí, porque tocó canciones viejas, entre ellas Barro tal vez y Plegaria para un niño dormido. Tales canciones son las que van asociadas a sentimientos y evocaciones, por eso sus primeros acordes van acompañados siempre por el uuuuuhh (no de apabullo) del público y efusivos aplausos. En mi caso, algunas canciones iban acompañadas de pequeñas lágrimas que se escapaban, porque lo que sentía superaba a mi cuerpo. No soy una fan histérica, simplemente Spinetta con su música es parte de mi vida y mis vivencias desde que no tengo memoria.
Por más que me hayan molestado un poco los gritos de "Te amo, Beto" (a lo que él respondió en un momento "Si, yo también, mi vida... pero de palabra") y "Grande Luigi", y un boludo que tenía atrás que cantaba las canciones (por suerte no sabía muchas letras) y aplaudía al ritmo de la música, todo el recital me pareció buenísimo. Su música me afectaba de una forma que nunca me había pasado... yo sentía que llegaba a todo mi ser.
En las primeras filas estaba Pedro Aznar, otro grande muy grande. Luis aparentemente no lo sabía, y cuando lo vio hablaron un poco de escenario a butaca y pidió un gran aplauso para él. Me hizo reir el flaco. No sabía que era gracioso. En un momento dice "Vamos a tocar una canción que se llama Amor sin abandono; porque... quién no quiso alguna vez un amor sin abandodo... eh?... (pausa) mi tía...". Fue muy cómico, especialmente porque yo no me lo esperaba.
Por momentos cerraba mis ojos y me dejaba envolver por los sonidos. Su música es poesía en todos los sentidos.
Cerró con Seguir viviendo sin tu amor, un tema simple y hermoso, que una vez el chico K. acusó de ser una copia de "Every breath you take". Dijo que tenía tres acordes básicos y que eran los mismos de Sting en una copia barata, para mi gran enojo.
No pude evitar, por ser el último tema y uno tan bello, y cantado tan profundamente (no como en un disco), derramar un par de tímidas lagrimitas más.
Por fin cumplí ese sueño, y debo decir que fue más de lo que esperaba en las sensaciones que me hizo experimentar. Es impresionante lo que la música puede generar en tu interior. Y encontrar algo así no tiene valor.
Voy a seguir yendo a sus recitales, aunque nunca va a ser como la primera vez.

sábado, agosto 14

No sólo hay letras en mis agendas

En este post les conté de mi sistema agendístico anual de guardar recuerdos, frases grossas o que me llaman la atención, y escrituras y dibujos de amigos y no tanto, especialmente si se encuentran en estados catastróficos (me aprovecho).
Esta vez, no voy a poner las frases, sino las cosas más raras que tengo en cada una de mis 10 agendas. No cosas escritas, pero tampoco los miles de boletos, entradas, etiquetas de envases y hojas de árboles que hay pegados. Cosas agregadas raras.

Agenda 1995:
+ Dibujos de plástica de mi primer novio, en hoja Nº 5 de dibujo. Es que mi mamá era su profesora... y yo se los robaba. Para colmo son malísimos!!!
+ Dos sobres, uno tiene pelo mío y otro el de mi amiga, del día en que nos mutilamos la una a la otra, hasta llegar al corte arriba de los hombros. El pelo no se pudrió en todos estos años; el mío sigue sedoso (Já, me lo había lavado ese día), y el de ella... no (SUCIA!). Lo que sí, después pensé en hacerle un gualicho a esa "amiga", o a clonar otra y que sea buena amiga.
+ Un pedazo de lata de coca cola... ese año tenía un sol enorme con auriculares y tomando coca, muy cool, y abajo decía "Verano al rojo vivo". Siempre me interesó mucho el sol.

Agenda 1996:
+ Un sobrecito con los cubitos de vidrios que quedan cuando un auto choca. Coleccionaba los mismos, anotando el lugar del choque.
+ Una curita que me regaló un conocido en una noche de verano, en un fugaz encuentro por las calles de mi ciudad. No me había cortado ni nada! Pasó, me dijo "tomá" y se fue.
+ Un pedazo de cartel, arrancado de algún muro barilochense, en el que hay un dibujo de unos señores montados a caballo con cara de calavera, y es de una banda que parece se llama "L.S.D. (Lucha sin detenerte) - Resaca".
+ La parte de abajo de un cartel de plástico de un kiosco, creo, que dice "Todo lo que te gusta... Y menos". Si alguien sabe de qué es, ayude a mi amnesia.

Agenda 1997:
+ Tiene una cáscara de maní aplastada y pegada con cinta, que representa a un cordero de júpiter.
+ Pedazos de una caja de chicles Dinovo, que se afanó una noche mi hermano en un kiosco (éramos unos vándalos, ya lo sé). Lo bueno de los cartones y etiquetas es que pongo frases detrás, por ej. la de Dinovo dice "todos estamos juntos en una corteza suficientemente pegajosa como para retener la ira que emana ese severo centro gravitacional que nos sostiene, que es tan sólo un puñado de tierra".

Agenda 1998:
+ Tiene una caja de lápices de colores!
+ Una tarjeta de teléfono del mundial ´98.
+ Una fotocopia mi cuento preferido de la infancia.
+ Papelitos con mi nombre escrito en árabe, en coreano, en "urdu", por Mohammed de Pakistán, en japonés, en chino, y en algo que no sabía qué era.

Agenda 1999:
+ Un mechón de pelo de una rasta de un "noviecito" del momento. ¿Tengo una fijación con el pelo? A este no lo clono ni le hago un gualicho.
+ Una púa del recital de Red Hot Chili Peppers, que me la consiguió un amigo que trabajó ahí.
+ Una moneda aplastada; la ponías en una máquina que la aplastaba y le prensaba algo, como por ej. "Virginia Beach", como dice esta, y también tiene un faro.

Agenda 2000:
+ Un billete de 2 dólares que me regaló un amigo; bah, el chico K. de posts anteriores. Sirve, eh!

Agenda 2001:
+ Otra curita!!! Esta es violeta, y dice "ojalá que no la necesites, va con onda". Me veían cara de sufrida? Qué pasaba?

Agenda 2002:
+ Una banderita bordada de Argentina, de esas que venden los ex combatientes de Malvinas.
+ Un LECOR, que vendría a ser un LECOP pero cordobés, que me quedó de un viaje a Villa General Belgrano.
+ Un centavo que me regaló el tío de "ese chico", para que guarde.

Agenda 2003:
+ No hay nada muy raro, eso es lo malo de las agendas tipo cuaderno, no podés meter muchas cosas. A lo sumo hay una bolsita de la panadería del papá de una amiga.

Agenda 2004:
+ Un ñoqui que le tiré a "ese chico", una vez que estábamos peleando cuando yo cocinaba ñoquis. Después nos arreglamos, no era nada del otro mundo, y encontré el ñoqui al lado de la puerta del baño. Nos reímos mucho. Ahora es una masa toda aplastada encintada en mi agenda, que se está pudriendo mal.

..........................................

Esto es todo por ahora.

miércoles, agosto 11

Quién soy? Qué hago acá?

Me pasó algo muy raro. Estaba en el súper, y desde que empecé la cola en las cajas hasta que llegué a casa, tuve la sensación de que conocía a la gente que veía. Claro, era el súper de mi barrio, tal vez los había visto antes. Pero era diferente... sentía una familiaridad extraña con ellos, como si tuviera algún tipo raro de amnesia, en el que no sabés con quién estás pero sentís que esa persona es cercana a vos de alguna manera (si no existe esa amnesia, me la acabo de inventar). No era Deja Vu, porque fue muy largo.
La señora en la caja me hacía acordar a una profesora que tuve, que odiaba. Después a una vecina. Yo tratando de buscar en mi cerebro de dónde la conocía. Después, entró un nene de unos 11 años, y me quedé mirándolo, porque sentía que era algún primo lejano mío que no veía hace años, y hasta pensé que era "mi chico" cuando tenía esa edad... como si estuviera viendo una foto (sí, esas cosas me pongo a pensar yo en el súper, que estoy viendo una foto, en vez de pensar "aumentó el tomate!").
Después, ya afuera, había unos muchachos tomando una cerveza en la vereda, jodiendo, y sentí que eran viejos amigos, que si me sentaba a hablar con ellos, iba a entender sus códigos, iba a saber sus historias.
Me pasó con casi toda la gente que veía, salvo la que ya conozco del barrio. Parecía "The Truman Show", sentía que algo raro había.

Después llego a casa, y escucho un mensaje que había en el contestador, de una señora mayor:

"Habla la mamá de Néstor Fernandez, si por favor le pueden avisar... de Fernando Fernandez, perdón. Si le pueden avisar que el hermano Néstor la llame a la mamá. No es de urgencia. Muchas gracias."

Vale aclarar que vivo sola.

Tendré alguna clase de amnesia? Y ahora cómo le aviso a Fernando?
Pregunto... quién le pone al hijo Fernando Fernandez? No da.

Si alguien lo conoce, le puede avisar que le diga a Néstor que la llame a la mamá?

Empezando con el pie derecho

Hoy fui a la facu... no estuvo tan mal. Me gusta un poco. Pero me asusta, porque como no me conecto del todo, a veces me supera.
Hoy no entré por la puerta de atrás. Será para empezar con el pie correcto, o mejor dicho por la puerta correcta. Esperemos que funcione.
Pero no me compré un cuaderno para empezar. Escribí todo en uno del año pasado, después pego las hojas en el definitivo. Porque no quería los cuadernos que venden ahí, los de Avon, esos que tienen todos. El cuatrimestre pasado usé esos, pero quiero uno más lindo, y de tapa dura, porque las sillas de la facu no tienen "apoyacuadernos" casi nunca.
Para mi alegría, tengo una clase medio feminista. Estudian la literatura inglesa enfocada hacia la mujer, teniendo en cuenta las condiciones de cada época pero con una mente crítica más actual. Y la mina dijo que si no aceptamos que hay inequidad entre el hombre y la mujer, y que la mujer tiene un tipo de escritura propio y diferente, que no hagamos esa clase. BUENISIMO! Y citó a Ursula Le Guin, una autora que me encanta y admiro mucho, que además de ficción (especialmente obras de fantasía) escribió muchos ensayos interesantes, y es una famosa feminista. Y yo conocía lo que citó! Estaba tan contenta...
Y tengo muchos libros de los que nombró como apoyo teórico. Simone de Beauvoir, Virginia Woolf... Qué bueno!
Ir a esa clase después de una en la que hablaron todo el tiempo de reyes que se morían uno cada medio o un tercio de siglo, y en la que vamos a ver rima y métrica, fue una linda sorpresa (bueno, no tanta sorpresa, porque yo ya conocía el programa, por eso me anoté).
Mañana me compro cuadernos lindos, y leo un poco de los apuntes que me compré.
Así que... por qué me quejo tanto por la facu? Necesito un poco de envión y me va a ir re bien en mis cosas. Espero, esta vez, no hacerme una zancadilla en el camino, ni prepararme una de esas trampas de red, que cuando las piso me levantan y me quedo ahí arriba, quieta de nuevo, separada del mundo.

martes, agosto 10

Prefiero ciego a pasivamente inércico

Yo siempre pensé (supe) que iba a arrasar con el mundo. Pero por qué en este momento es el mundo el que arrasa conmigo?
Yo me quedo quieta; odio este congelamiento que invade mis días. Todas las cosas y las personas bailan a su ritmo a mi alrededor, festejando la vida. Y en esa danza magnífica, aunque también tenebrosa, se van alejando de mí. O yo me envuelvo cada vez más en mis capas de pasividad e indiferencia, alejándome de ellos. Cada pisada de su baile eufórico y despreocupado resuena en mi interior, pero a su vez levanta el polvo y la hojarasca del piso, que también bailan, creando una cortina que termina de aislar a mi persona en putrefacción.

La cosa es que hoy empiezo la facu y no quiero. Prefiero quedarme en mi vida larvática del momento. Porque no estoy bien.

............................

"El destino es un animal ciego
que danza antes de morir."


Gianni Siccardi.

miércoles, agosto 4

Jueguitos!

Para cambiar el tono gris de mis últimos posts, les cuento algo muy lindo para mí:
Hoy redescubrí los jueguitos de la Commodore 64!!! (sí, ya sé, soy una vieja).

Cuando era más chica e iba a visitar a mis abuelos me la pasaba jugando en la compu de mi abuelo (yo tengo un abuelo cibernético, chateo con él todo el tiempo ahora). Total, ya bastante naturaleza tenía donde yo vivía. Podía estupidizarme tranquila frente a la pantalla (ahora no es tan cool, pero bueno).

Hoy me bajé mis jueguitos preferidos!!! Y descubrí yo solita lo que es un emulador (bien, Ceci!)
Bajé: Space Taxi (the best!!!), Paperboy, Jumpman, Tapper, Donald Duck´s Playground, Ghostbusters, Maniac Mansion, Goonies, Bubble-bobble, Hunchback, Henry´s House (buenísimo!!!), Lazy Jones y muchos más!

Fue re lindo volver a escuchar las musiquitas, y ver los gráficos, aunque estén re truchos. Fue un volver a esas épocas. Y me conseguí un Joystick para el viernes, así que voy a poder jugar todos.

Nueva adicción? No sé, lo que sé es que hoy estuve muy contenta por eso, y me reía sola, cosa que no hacía hace bastante. Ahora quiero a mis hermanos acá para jugar con ellos!!! (Y que la pantalla del emulador sea más grande).

lunes, agosto 2

De observadores y luchadores

Hoy estuve un rato sentada en una plazoleta de la calle Puan. La plazoleta José Luis Romero, creo. No quería estar en casa. Quería un poco de sol, quería cambiar la vista. Esa esquina tiene un árbol y tres bancos de cemento a su alrededor, y casi no tiene pasto. Me senté en el banco del medio. Lo primero que noté es que no había sol en toda la plazoleta. Y bueno, sin sol y todo, era mejor que el parque, que está a una cuadra. Porque no había nadie más en ese lugar, lo que me convirtió en la única observadora. La gente que pasa está en la suya, vienen con bolsas del súper, vuelven de trabajar, de la facu... no es como la del parque que probablemente esté como yo, tratando de liberar un poco su cabeza.
Las paredes de los costados, así como los bancos, estaban llenas de graffitis. Uno decía "hoy te pegás a mi, yo soy tu salvación". Sentí que la esquina me estaba hablando a mí en ese momento. Es más, tal vez elegí esa esquina justamente por lo sombría, porque me camuflaba en ella.
Enfrente mío, cruzando la calle, había un ventanal con una cortina que se movía. Un perro hermoso, del otro lado del vidrio y las rejas negras, miraba la calle. Todo el tiempo mirándolo todo, como yo. Cuando vino un perro callejero por la plazoleta, buscando comida, el ovejero del ventanal movió hábilmente la cortina y mostró todo lo que pudo de su cuerpo. Como haciendo presencia, como defendiendo su territorio. Yo sé que yo no lo molestaba, porque era una observadora más.
El árbol también estaba encerrado, aunque supongo que era por su propia protección (no es esa la peor clase de encierro?); tenía una reja blanca todo alrededor. Hacia la copa, igualmente, se estiraba todo lo que podía. Cuando una rama encontraba un poste, se movía hacia un costado y seguía creciendo. Aunque, en la parte del árbol que chocaba contra la pared, la rama estaba más débil y toda cortada.
Por qué todos me miraban dos veces? Porque yo los miraba a ellos, una vez constante? Porque nadie nunca se sienta en esa plazoleta, o por mi cara triste como la del perro? (todos los ovejeros tienen cara de triste, pero este tenía más).
Creo que cuando una persona está mal se identifica con las cosas que no son humanas. Será porque se siente sola en el mundo? O porque quiere estar sola? Cuando era chiquita hablaba con los árboles. O estaba muy mal o estaba muy loca.
Ahora me pasan cosas similares. Me sentía compañera del perro, que aunque estaba encerrado era un observador, y protegía lo que sentía suyo. Y admiraba al árbol, que crecía alrededor de los obstáculos, aunque algunas ramas no lo lograban. Yo quiero hacer eso. Yo quiero, cuando me pase algo feo, poder crecer en otras áreas, sin dejar que lo malo me pudra todo el resto como una gangrena.
Igualmente corrijo lo que dije antes; no buscaba la compañía de lo inhumano para sentirme sola, sino todo lo contrario: para sentirme más acompañada y comprendida. Porque cuando estoy triste siento más mi soledad. La soledad que es inherente a todos nosotros. Siento que nadie puede ver el puño negro que aprieta mi corazón, al menos no una persona. Y si voy a ser incomprendida, prefiero que sea por un perro y un árbol.