lunes, noviembre 29

Maldita tu seas

No sé qué poner. No estoy en creadora sino en recopiladora. Estoy leyendo cosas viejas, revisando mis papeles, mis valijas llenas de pasado.
Encontré algo que me hizo reir, que es un ejercicio de un taller de poesía que hice en el '97.
Teníamos que maldecir a alguien, creo que tomando la idea de un trabajo de ese estilo que había hecho Girondo.
Yo escribí:

"Que cada vez que menciones un sustantivo se te caiga un pelo y que tengas que alimentarte únicamente a base de jarabe para la tos.
Que seas amnésica seis horas de cada día y que seas histérica otras seis horas de tus días y que el tiempo restante te cambie la voz a la de un perro afónico.
Que donde vivas llueva meo de cabra y que cuando veas un bebé cantes el himno japonés.
Que aumentes un kilo cada vez que cambies de ropa interior y que cuando tragues saliva tus piernas no funcionen.
Que tus seis neuronas discutan entre sí y que hagan huelga la mitad de cada minuto.
Que las uñas te crezcan un milímetro por segundo y que se retuerzan hasta clavarse en tus venas y tendones.
Que pises todos los pies que tus ojos sepan mirar, los mismos que luego patearán tu culo.
Que tu único amigo sea el abuelo, embalsamado y pegado en la pared de la cocina.
Por último, que tu único amante sea el abuelo, embalsamado y pegado en la pared de la cocina."

No dan ganas de hacerme enojar, no? Fue muy divertido hacerlo, se los recomiendo. Veo que se lo dediqué a una mujer, y si mal no recuerdo, ya sé quién era, mi "enemiga del momento". Pero esa es otra historia.

jueves, noviembre 25

El atletismo tiene cara de roedor

Anoche fui a buscar agua a la cocina y qué ví? Una rata, para sumarle una aventura más a mi vida en este departamento. Rata, laucha, no sé. El cuerpo medía unos 11 centímetros (sigo sin ser buena con las medidas, pero se facilita midiendo con una regla la forma de mis manos que representa a la rata).
Corriendo de un extremo al otro, se fue abajo de la mesada. Yo también me fui corriendo al cuarto y desperté a “mi chico”, que no entendía nada. Y se me fue el feminismo a la mierda cuando me di cuenta que a él lo asustaba más que a mí. Oscilaba entre un “no, pero no tiene por qué no darte miedo a vos, eso es algo estúpido” y un (pero ojalá ya estuviera muerta en tus manos). Así fue como decidimos sacar la caja de comida del piso de la cocina, y cerrar la puerta.
Ahora está ahí adentro la rata, disfrutando de la pelopincho, y yo no sé si comprar una ratonera o decirle al portero ( no me quiere mucho el hombre). Y tengo hambre!!!
Está decidido, mi casa es demasiado hospitalaria. Para gasistas, plomeros, fumigadores... y ahora ratas! Porque... escuchame, ratita, qué necesidad había de subir hasta el cuarto piso? Tenés complejo de Spiderman? Maldito hueco que hay al lado del termotanque. Maldita lluvia que hace que las ratas salgan.
Ahora mi casa se convertirá en un invernadero, porque no abro más las ventanas.
Me voy a comprar la trampa y un poco de queso rallado (de paso un poco para mí también, estoy famélica).
Lo bueno es que nuestros miedos son compatibles. A mí me da miedo la rata porque me da cosa hacerle daño (porque si pasa al lado mío tengo miedo de darle una patada y sentir que le rompo algo, o lastimarla), y entonces me impresiona más una rata muerta o herida que una viva (mi hermano ha tenido ratones de todo tipo de mascota... estoy como acostumbrada). A él le da miedo siempre que esté viva. Entonces, yo voy, pongo la trampa, y cuando cae, va él, seguro de su muerte, y no tiene drama en deshacerse de ella. Tan mal no está, no?

miércoles, noviembre 24

Confusión

Así estaba una de las 10 novelas que llevé al examen del viernes



De más está decir que más que ayudar era totalmente incómodo



Tengo que buscarme un método más organizado, como por colores, por ejemplo, dependiendo de la clase de observación que hice, o la razón por la que marco una parte.
O tengo que dejar de ver tantas cosas relevantes?



Porque era imposible entender esto. Lo loco es que justo me tocó Orlando en una de las preguntas, así que quedé re contenta con mi respuesta, ya que tenía muy presente el texto. Y aunque los papelitos me molestaban y buscaba partes más de memoria que otra cosa, me ayudaron.
Y hasta cité a Orlando en la pregunta número 1, que no era sobre ninguno de los temas de esa novela, pero que me ayudó para sanatear un poco, para marcar mi idea con otra bibligrafía.
Aguante Orlando

lunes, noviembre 22

Coincidencias en waterworld

Lista para ducharme antes de una entrega, imprescindible hacerlo debido a pelo sucio de 3 días (justamente por la monografía).
Pie derecho en la bañera. Luego el pie izquierdo. Estaba dando el paso definitivo abajo del agua cuando el chorro empieza a hacerse más chiquito, más chiquito, hasta que no sale más agua. Parecía una gastada.

No hay agua fría, no hay agua caliente. No podía ir con el pelo así! Por suerte faltaban dos horas. Me puse a leer y decidí chequear en una hora si había vuelto. Volvió la fría por un ratito, entonces decidí lavarme el pelo así. Pero cuando voy, decidida, de nuevo se acabó!
Son momentos como ese cuando te arrepentís de haber dejado la ducha corriendo antes de meterte tantas veces, aunque no afectase en nada esto. Toda la tarde fue una agonía, un tire y afloje con las dos aguas. Lo peor de lo peor fue que, cuando por fin decidí bañarme, el única agua que había era la caliente y salía demasiado caliente! (poco caudal). Después me avivé y fui a apagar el termotanque, mojando toda mi casa, y con el temor de que cuando vuelva al baño ya no habría agua. Me bañé rápidisimo, con miedo a quedar con la cabeza enjabonada por siempre, y me preparé para la facu.

Cuando abro la puerta, qué había? Un dispenser con un bidón de 13 litros de agua, con un papel que decía "le hacemos llegar una muestra sin cargo de agua Ivess, tenga la habilidad de hacer uso del botellón, que junto al dispenser retiraremos el día xx/xx/xx aproximadamente... bla bla bla".

Fue un complot para que valoremos el agua y nos demos cuenta de la importancia de tener un dispenser? (!) No son nada tontos los de marketing de Ivess entonces.
Ya me imagino que de última abría la puerta para ir a quejarme por lo del agua y al descubrirlo terminaba lavándome el pelo con el chorrito del bidón. Re Julia Roberts, que se lava el pelo con agua mineral (no me acuerdo como sacar el perímetro de algo pero sí me acuerdo eso de mi adolescencia. Mal, eh?).
La vida está llena de coincidencias. (y sí, alguna frase final tenía que poner).

viernes, noviembre 19

Absurda

Vengo de rendir, destruida en demasía.

Pero quería comentar cómo me reí cuando leí en Orlando, de Virginia Woolf, la siguiente frase: (refiriéndose a Orlando y las cualidades femeninas que tenía)

"No era versada en geografía, juzgaba intolerables las matemáticas y defendía ciertos pareceres absurdos, que abundan más entre las mujeres que entre los hombres; por ejemplo, que viajar hacia el sur es ir cuesta abajo."

Me hizo acordar a un comentario de ese estilo que hice hace unos años, cuando leí en el diario sobre un argentino que estaba recorriendo América de punta a punta en bicicleta. Y pensé "ah, bueno, pero por lo menos la vuelta es más fácil, porque es en bajada". Ahora que me acuerdo, sólo lo pensé, por suerte no lo dije en voz alta.

martes, noviembre 16

Fallas

También uso mis sueños para sacar líneas para mi blog. Anoche la voz en off (muchas veces mis sueños son como películas, o más bien como leer una novela, sólo que mi imaginación se puede ver y vivir), que era la de la protagonista, capitana de un velero en el que también había una pareja con un bebé (el hombre era Ralph Fiennes y a veces Kevin Costner), dijo en un momento:

“Desde el momento en que escuché que la bella de La Bella y la Bestia se estaba operando supe que algo andaba mal en la humanidad”

Cuando digo la bella, en “la pantalla” del sueño aparece la cara de Jessica Lange. Claro que Estaba pensando en Jessica Lange por King Kong, y no actuó en La Bella y La Bestia, pero igual se ve el punto. De verdad pensé algo así de chiquita, fue uno de mis primeros interrogantes o “darme cuenta de incongruencias” con respecto a la humanidad.

sábado, noviembre 13

En estado

Cuando pasan los recolectores de basura me asombro por el estado físico que deben tener, corriendo sin parar atrás del camión, juntando bolsas y tirándolas, por todos los kilómetros que recorren.
El otro día nos pasó uno y le dije a «mi chico»: "mirá que sanos, hasta se pasan una botella de agua".

Pero era una Quilmes lo que se estaban pasando.

Para tanto no daba el espíritu deportista.

miércoles, noviembre 10

Piropos II

En este post, hice una descripción de los piropos por sus contenidos. Ahora, me toca dividirlos según su entorno.

Piropos en grupo

Piropo obrero: Este es uno de los más populares, es casi infaltable que de una obra en construcción se emanen gritos y silbidos al paso de alguna chica. Suelen ser bastante groseros. El largo de la obra es proporcional a la vergüenza que sufre la piropeada.

Piropo banda: Consiste en un grupo de amigos sentados en alguna vereda. Pareciera que el solo objetivo que tienen es mirar a las que pasan y que el portavoz del momento se desembuche con un "mhmm... que hermosa que sos". Pueden estar charlando a todo lo que da pero cuando pasa una chica: todos mirándola pasar.

Piropos solitarios

Piropo portero: Es similar al piropo obrero, pero solitario. Pueden estar causados por aburrimiento. Lo peor es cuando el portero es el tuyo.

Piropo profesor: Se aprovechan de su superioridad, tanto intelectual como de edad. Muy conocidos en la secundaria. Atacan solos, pero suelen hacerlo cuando las víctimas están de a dos o tres.

Piropo jefe: Es el peor, porque cree que le debemos algo, o se aprovecha. Las víctimas lo tienen que ver todos los días, y bancarse su mirada lasciva, o su saludo con un beso aunque vaya al baño (caso real).

Piropos en movimiento

Piropo ciclista: Son los más audaces. Será que les da valor ir sobre dos ruedas? O la facilidad de aminorar la velocidad, decirte algo cerca e irse rapidito?. El colmo de lo gracioso es cuando el que te ofrece llevarte tiene una bici con canastita adelante. Ahí te iba a llevar??

Piropo motorizado: Consiste en un bocinazo. Es odiado como el piropo chicharra, porque no se sabe si los conocés, están por pisarte o se te abrió la mochila y te están avisando que se te cae todo. También pueden ser gritos. Es incómodo que lo agarre el semáforo y tengas que pasar OTRA vez al lado suyo. Como está arriba del auto, puede proferir y gesticular cualquier sarta de obcenidades que nunca haría estando en sus pies.

Piropo conductor: Aquí el piropo motorizado toma un twist, que es que están piropeador y víctima en el mismo auto. Remiseros, taxistas, colectiveros, son casi las personas más insinuadoras. Es que se aburren de manejar todo el día? O estar manejando les alimenta el ego, los hacer sentir "en control"?

Piropo pasante: Este es un peatón que te pasa caminando, se cruza con vos o te pasa por al lado estando vos quieta. Si están caminando los dos, es más probable que te piropee uno que se cruza con vos, porque no hay posibilidad de que se vuelvan a cruzar en los siguientes momentos. El que te pasa, en cambio, corre riesgo de que los agarre un semáforo adelante y tengan que estar un momento incómodo al lado. Es raro, pero a veces siguen con miradas pervertidas en este caso, y es terriblemente incómodo para la víctima, ya que ni su peor cara de orto lo apacigua. Los que te pasan por al lado se acentúan si estás trabajando. Por ejemplo, si sos promotora, vas a tener interminables piropos pasantes por día.

En conclusión, diría que los piropeadores tienen más ánimos de hacerlo si están 1) acompañados y 2) en movimiento. Como si estando en grupo o con un posible escape rápido estuvieran más protegidos.

domingo, noviembre 7

Inocencia permitida

Criada en un pueblo.
Poca tele, controlada por los padres.
Padres sin muchos amigos. Poca vida social.

Me pregunto si es por eso que digo cosas que la gente ve con doble sentido y yo ni me doy cuenta.

No puedo decir tranquila "dame la puntita" (y empeora al tratar de arreglarlo, al ver la risa del asador, aclarando "de la bondiola"), o "vas a soplar las velas?", o "cuando era chiquita me decían Cleopatra porque siempre abría la heladera y se me caía toda la leche encima".

Odio despertar risas cuando estoy diciendo algo totalmente inocente.

Y me estoy empezando a cuidar, y a gastar a otras personas cuando dicen cosas así.

Pero debo reconocer que aunque no pueda evitar este cambio simbiótico, prefiero lo inocente, lo que no parece una constante búsqueda por el sentido oculto "altamente sexual" de las palabras.

viernes, noviembre 5

Por qué la timidez?

No hay razones para ser tímida.
Una persona tímida es una persona mental... una persona que piensa demasiado. Y se piensa a través del fantasma de los demás. Pero una persona mental también se puede dar cuenta que no hay razones para ser tímida. De ahí a que lo ponga en práctica... es otro tema.

Miedo a exponerse?
No importa lo que piensen los demás. Nunca vas a agradarle a todos. Además, lo que importa es agradarte a vos mismo, no? O aceptar que no te agradás del todo y por lo menos vivir de acuerdo a lo que sos. Y cambiando y mejorando lo que sos. Además, el típico discurso de autoayuda... Una persona que se valora a sí misma inspira respeto y genera ganas de valorarla de parte de los demás.
No es lo que me interesa, igual.

Lo único que logra la timidez es una autocensura. Una censura previa por miedo. No hay que tenerle miedo a los demás. Además... por qué medir a los demás con una vara más larga que a uno mismo? Por qué valorar más a los demás? No tiene sentido nada de eso.

Yo a veces pienso que NADA tiene sentido. Que lo que haga no importa porque igual me muero y fue. Y si me muero y dejo a muchas personas sufriendo... no importa porque ellas también se van a morir. Claro que esto no funciona si uno cree en alguna religión.

Por eso, me gustaría vivir esta vida siendo una "loca" a la que no le importe nada. Una loca buena, eh!. Una loca que vive a full y siguiendo sus instintos, y haciendo lo que quiera (sin afectar a los demás negativamente, claro, no más de lo normal). Sin miedos estúpidos, como el qué dirán. Pero aunque piense esto, yo no puedo dejar de ser un poco tímida. Porque me baso en MIS prejuicios de los prejuicios que imagino la gente va a tener conmigo. O YO misma saco conclusiones de las conclusiones que van a sacar de mí. Es un mundo de mierda el que me invento. Por qué le doy más valor a lo que piensen los demás de mí que a lo que yo pienso de mí misma? No tiene sentido, ya que nadie me conoce mejor que yo, y nadie nunca me va a conocer como yo. Estoy sola, como todos. Y baso mi vida en los otros? NO TIENE SENTIDO.

Un amigo con el que solía filosofar mucho y hablar de la vida me dijo que yo era muy inteligente pero que me faltaba inteligencia en algo muy importante: me dijo que si fuera inteligente de esa forma, no sería tímida. Y tiene razón. Porque la timidez es lo más estúpido que hay. Así que soy estúpida en el rubro relaciones humanas. (well, not really... I can be a really manipulative bitch too, which means I KNOW how to deal with people). No es bueno eso.

Pero bueno, si hablamos de mi timidez se puede decir que es un poco loca. Mis amigos se impresionan, porque por ejemplo en la secundaria me daba vergüenza hablar adelante de toda la clase, pero después, no tenía problema en cagarme a gritos con otra chica en el medio del patio. Hago muchas cosas muy locas. Es como que no me importa exponerme de formas que serían impensables para las personas normales, pero en otras cosas soy la típica tímida que se pone colorada. RARO! Creo que tiene que ver con que me cuesta tanto hacer algo chiquito como algo grande, y así como a veces hablo enfrente de toda el aula aunque me muera de vergüenza, a veces hago cosas que nadie más se animaría a hacer. Para mí es lo mismo.

Hice muchas de esas cosas locas. Es como que tengo más ovarios que los demás en esas cosas, por mi teoría de que no importa realmente, y también porque pienso que es mejor que las cosas se desarrollen, de una forma u otra, con la verdad (por eso a veces soy un poco salvaje). Pero... me falta el tema de timidez boluda! Encima es la que menos tiene sentido.

Bueno, pero nadie dijo que las cosas tenían que tener sentido.

lunes, noviembre 1

Activa

Hice clases (o fui a grupos donde se aprendía):

En orden cronológico, mas o menos, y con éste código cromático:
Rojo: Sólo la primer clase
Naranja: Menos de 5 clases
Rosa: Más de 10 clases
Azul: Más de un año
Violeta: Más de 2 años
Verde: El curso completo

Coro - Montañismo - Patín - Basquet-ball - Gimnasia acrobática - Cerámica - Esmalte sobre metal - Batik - Piano - Tenis - Dibujo - Tae-kwon-do - Yoga - Grabado sobre metal - Pintura - Volley-ball - Guitarra - Soft-ball - Piano - Repostería - Matemáticas (para las olimpíadas) - Alfarería - Programación - Aviación - Volley-ball - "Cómo dibujar con el lado derecho del cerebro" - Bridge - Autocad - Esperanto - Poesía - Coro - Teatro - Primeros Auxilios - Volley-ball - Bartender - Chef (todavía cursando)

Y seguro me olvido de algunas.

O creía mucho en el conocimiento que se puede transmitir de una persona a otra, o era (soy) una hiperkinética de mierda.