domingo, febrero 27

Estudio

Yo sé que esto no es un fotoblog, y yo no soy una fotógrafa ni mucho menos, pero sí soy estudiante y esta es una muestra de mis elementos de estudio (además del material a estudiar, obviamente, and my tiny little brain). Para que se entretengan, además de conocer mi panorama diario de acá a unos días, y para que vean algo en el blog, porque no puedo pensar ni medio post.

Me estoy volviendo matera con el estudio


Veo, veo...


Mataburras


Esencialmente especial


IN-DIS-PEN-SA-BLES


Relajándome, concentrándome... aguante el Feng Shui!!!


It´s hot in here!!! Sin él se me queman las neuronas


Oh, maldito recordatorio!!! Me estreso...

Novedades

- Pérdida de la soledad, ganancia de una linda compañía, convivencia nueva: mañana llega mi hermana menor, que viene a vivir conmigo.

- Descubrimiento y placer: radio de tango.

- Realización, felicidad y gusto: entender cada vez más los textos de la facu.

miércoles, febrero 23

Porn Star

Vengo del ginecólogo. Yo sé que es privado y no debería contar estas cosas, pero es muy gracioso!

Estoy ahí, en la camilla, espéculo puesto, luz apuntando a mis partes privadas, cuando la doctora me pregunta: “¿a vos te molestaría que te saque unas fotos?”. Yo: “no...”, con cara de sorprendida y preguntándome si tendría duendecitos azules bailando en mi interior.
“No tenés nada raro, pero las secreciones se ven re bien, es para mostrarle a mis alumnos y eso”.

Y ahí sacó de su cajón del escritorio una camarita digital y empezó el despliegue de flashes. Ella diciéndome “vas a ser famosa”; “no te preocupes, son todas iguales”. Yo, por mi parte, dando lo mejor de mí en las poses (osea: me la banqué lo mejor que pude mientras ella trataba de lograr una buena toma, moviendo el espéculo y la luz).
Y cuando me estoy yendo, parada en la puerta, me dice: “gracias por las fotos” y, más bajito: “sólo se ve la chucha

Todo sea por la ciencia.

martes, febrero 15

Si se enterase don Astor...

Ahora tengo celular.

Que me deja componer dos canciones en un pentagrama y, si quiero, programarlo para que suene con alguna de ellas.

Yo le puse "Muerte del Angel", de Piazzolla.

Situación imaginaria: Yo en un colectivo, suena el celular. Alguien me dice "la muerte del ángel".

Y ahí me enamoré.

sábado, febrero 12

Cecilia está acá!

Les puedo garantizar que no hay nada más insoportable que estar negociando el precio del alquiler con un tipo que se la pasa diciendo "porque si Cecilia va y mira departamentos, Cecilia me llama y me dice que encontró mucha diferencia con este precio; ahí yo arreglo con Cecilia".

Y lo más difícil es, después de haberlo gastado mucho a sus espaldas, hablar con él y aguantar la risa cada vez que se refiere a su interlocutor/a en tercera persona.

Pero lo bueno es haber logrado llegar al número pensado, y hacerle proponer a él algunas de las pautas necesitadas. ¡Vamos con la negociación! Tantas discusiones en la vida de algo tenían que servir.

domingo, febrero 6

Sólo acá

Acá en este pueblo, como en muchos otros:

- Podés tener (y VAS a tener) los brazos y las piernas llenos de cortes, moretones, picaduras, quemaduras, y a nadie le va a llamar la atención, y nadie te va a preguntar qué te pasó.

- Vivo escuchando "ah! sos la hija de Marina?"; "Sos igual a tu papá"; "no serás hermana de Clara, no?", y me hacen descuentos y me dan tratos especiales por eso.

- Hay demasiadas coincidencias. Es un entramado terrible de gente. Entre "exes" (novios, cuñados, parejas de los padres, hermanastros, amigovios, suegros), amigos, y familia, no queda nadie que no esté relacionado con una. Y se dan situaciones muy incómodas, y otras muy graciosas.

- Podés tomarte un remis, ir a un quiosco a comprar cerveza, y al quejarte de que no venden, que la remisera te diga "no, yo te llevo adonde venden, yo soy la inspectora a la mañana, el año pasado le pusimos una multa a este quiosco por vender alcohol". Y que nos lleve a un mercado, y se estacione lejos para que no la vea el que atiende.

Pero SÓLO en este pueblo:

- Llegan mensajes como los siguientes en las "notiferias" (comunicados para los feriantes):

15/1: "Nuevamente se recuerda que el armado es hasta las 11 hs. y el desarme debe ser a más tardar a las 18 hs. ya que la calle debe quedar libre para la limpieza y recogido de las mediasombras. Si esto no se cumple, se les complica toda la historia a la familia Reina"

29/1: "Luego de las 11 hs. la Municipalidad procederá al vallado de las calles para el libre acceso de las ambulancias. Esperemos con el tiempo mejorar este mecanismo. Tengamos en cuenta que esto es tirarle una onda al hospital del cual todos necesitamos".

Sí, porque sólo acá la calle que se usa para la feria es la del frente del hospital y la policía. Salís del hospital y vas a la feria. Estás internado y escuchás los tambores y los caireles, y olés los waffles. Habría que hacer un estudio, tal vez tenga un efecto positivo en los enfermos. Pero es cualquier cosa...


- Existió el siguiente diálogo en la radio:

Locutor: Bueno, tarde pero seguro, vino XX XX, parece que tuvo unos percances antes de venir, no?
Invitado: Eh? No, de colgado...

Sólo acá se dan esos argumentos, y sólo acá el receptor los toma como válidos. Seguramente diálogos como éste toman lugar:

Posible empleador: Por qué llega tarde?
Entrevistado: Porque tuve un flash... no sabés, estaba en mi casa y el amanecer estaba alucinante, me quedé mirádolo hasta que terminó, y ahí se me ocurrió una poesía, que escribí y después vine.
Posible empleador: Ah, buenísimo, después muéstremela.

O podría haber un aviso de radio así:
"Se solicita la presencia de Luna Azul Sanchez en el Juzgado de Paz. Favor de presentarse a la brevedad, o cuando pinte".

Tiene ventajas que sea así la cosa, como por ejemplo que haya tanta permisividad (aunque a veces juega en contra, especialmente a largo plazo), y que todo sea más personal y se ajuste a tu medida, como por ejemplo que el dueño de la casa donde vivís te baje el alquiler cuando sabe que tus ingresos bajan, "de onda".

Y yo me estoy contagiando de este vivir colgada, porque el otro día ví un súper sticker en el vidrio trasero de un auto que decía "cuidado, BEBA a bordo!", y supuse por un momento que recomendaban la ingestión de bebidas alcohólicas dentro del vehículo. Pero no, no es del pueblo la culpa, yo soy siempre así.

viernes, febrero 4

La sinceridad monstruosa corre en la familia

Cuando tenía 17 años había un amigo de mi tío que estaba atrás mío. Él tenía 38.
Una tarde estaba en el comedor de mi casa con mi mejor amigo, que después pasó a ser "mi chico" (cagando toda mi teoría de que existía la amistad entre el hombre y la mujer), y este tipo. Charlando.
En un momento pasa mi mamá y se queda a hablar un poquito con nosotros. Le preguntan una boludez y dice "no sé. Lo único que sé es que los dos están enamorados de la misma mujer". Y se va.
Quedó un silencio terrible en el comedor, yo luchando para no ponerme bordó. Después de un ratito fui y le pregunté qué quiso decir (es que sabía?! ...A mother knows...).
Se hizo la re-boluda.
¡Pero qué zarpada!

Resaltados de la noche

- El chico de los piropos
1) Hermosa (el simple pero efectivo)
2) Sólo quiero saber tu nombre (despues de recorrer medio bar)
3) Te estoy mirando tanto que se te cayó algo (un saquito).
4) Te quiero jugar un pool yo contra vos, que ganaste antes. Ah, te vas? Y adónde vas? (acá ya se puso pesada la cosa)
Pero era dulce, o no?

- El daikiri de limón que nos hicieron en un bar. Nunca probé uno tan rico. Y que al pedir otro, nos digan que cerraron la barra porque se estaba poniendo feo el ambiente (fiesta del lúpulo en el pueblo), y al quejarnos nos prometan otro gratis al día siguiente. Creo que también ayudó el hecho de que el chico de la barra había sido compañero de escuela de mi hermano; pero bueno, es imposible no conocer gente en este pueblo.

- Otro piropo, este grupal y motorizado) (y bien boludo).
Camioneta que pasa llena de chicos, para y uno pregunta: "Sabés dónde queda la calle te quiero?" Encima yo, sorda, no entendí y le pregunto de nuevo, y al tonto le da vergüencita y lo dice más bajo todavía.
Por dios!!!

- El chico de otro bar, que no sólo usaba la visera al revés en el sentido de "adelante/atrás" sino también en el de "arriba/abajo". Como si el sol le saliera del culo.