lunes, febrero 20

Un poco de todo

(CON ACTUALIZACIONES Y AGREGADOS, ABAJO DE TODO)

Tengo el cuadernito lleno de posts y proyectos de posts. Lo que no tengo es compu o plata para el cyber. Voy a hacer un lindo rejunte (y faltan).

--------

Colgadísima

El otro día estaba en el puesto de la feria, con mi hermana y unos amigos, y de pronto escuché una música, bastante lejana, y pensé: qué copado, hay alguien escuchando Piazzolla. Unos segundos más tarde me dí cuenta de que era mi celular, sonando en mi bolso.
Cuando escribí este post nunca pensé que pasaría algo así.

--------

Ojotas Dire Straits

Un amigo de mi hermana, ahí, en la feria, halagó mis ojotas y me contó que Dire Straits una vez encargó a una marca "top" de baterías una rosada con lunares negros (como mis ojotas), y que costó pero al final se la hicieron. Ahí fue que las bauticé.

--------

Y seguimos...

Este chico, según mi hermana, es un práctico y vivo ejemplo de músculos de granja, ya que se lo puede comparar con su hermano, que tiene músculos de gimnasio. Igualmente nada se compara al chico del puesto de enfrente. Cuando haga mi manual de definiciones, le voy a pedir que pose. También podría hacerlo mi hermano, pero sería un poco extraño.
Ah, y debería hablar de los músculos de pastelera. Estos se desarrollan a raíz de técnicas como movimiento envolvente, batido y amasado. Uno de los ejercicios más exigentes es espesar algo a baño de María, como una crema de limón -y es más difícil todavía si añadimos la necesidad de batido, como con un sabayón-. Estos músculos son más localizados (mayormente en el área de los brazos). No se comparan a los de granja, que logran un efecto en todo el cuerpo, con bronceado incluído (aunque los músculos de pastelera pueden venir acompañados con un rico postre).
Yo estoy perdiendo mis brazos fuertes, y lo peor es que no es que se vuelven a hacer flaquitos. Quedan grossos y fofos. NOOOOOOO! Cuando llegué de Buenos Aires le mostré mis músculos a mi familia y el esposo de mi mamá dijo "tiene más músculos que yo". Aguante la pastelería! Tengo que empezar ya con Puentes Amarillos. Sólo por mis brazos.

---------

Utilísima porno

Y, hablando de pastelería, puedo contar algo que ví el otro día haciendo zapping. En Utilísima Satelital había un tipo cocinando, todo amanerado, y otro mirándolo desde una banqueta. La batidora estaba andando mal, uno de los dos batidores no giraba.

Cocinero: La máquina no anda bien
El otro: No la pusiste bien.
Cocinero: Y bueno, no la puse bien, nunca te pasó que no la pusiste bien?

Y ahí el otro contestó algo que no se escuchó.

El cocinero deja la batidora eléctrica, toma un batidor, y bate mientras dice: "y bueno, vamos a recurrir al batidor de mano, al final la mano es lo único que siempre va a andar bien...".

Ah, bueno...

--------

Puta cadena

Mi ex chico me contó que trató de hablar con sus amigos de lo que le está pasando después de cortar conmigo, pero que no sirve de nada, porque ellos no entienden lo que es el amor. Que no saben lo que siente, que nunca lo sintieron. Y que le dicen boludeces que no lo ayudan. A mi me pasa cuando hablo con algunas personas: me siento incomprendida. Personas que me dicen "sí, con este me pasó esto, y en ese momento también pasaba algo con éste, y entonces bla bla bla...".
Pero lo peor es que el que no entienda de amor sea la persona a quien amás.


De todas formas estos son Luminous times (hold on to love).

(...)
I love you 'cause I need to;
Not because I need you
(...)


--------

Hogar

Estoy llena de rasguños. Con mi hermana-concubina conseguimos una perra. Tiene un año y dos meses y también tiene parte de ovejero alemán, que es lo que nos gustaba. Es muy buena, y ya me quiere. Y también nos cuida! La segunda noche dejó salir un par de ladriditos, y así de a poco le fue saliendo su espíritu guardián.
Pero es tan pilas y cariñosa que cuando nos ve nos salta encima, y por eso estoy toda marcada. Quise cortarle las uñas pero el veterinario me dijo que se le iban a limar solas con el piso. Ahora me dedico a hacerla correr, a ver si se le liman más rápido.

--------

Mal de amores

Estoy insoportable. Escucho un chucao y me pongo mal.
El chilco está peor, y me acuerdo de ET. Para colmo no basta con esos recuerdos que llegan ataditos a las plantas, pájaros, olores. Hay cosas más alevosas o graves, que tienen que ver con su presencia tácita (la de él), y nacen por vivir en un pueblo. Es insoportable eso.

--------

Piano

La semana pasada agarré el piano, y me dio mucha tristeza darme cuenta de que me había olvidado todo. TODO.

--------

Exageraciones

- Haberme mudado hace una semana y que ya haya diecisiete envases de cerveza en mi casa.
- Haber besado a tres hombres en una semana.

---------

Estructurada

Me di cuenta de una razón por la que soy estructurada. Porque como siento tanto todo (terriblemente sensible), tengo que preveer de alguna forma lo que va a pasar. Si no, mi vida sería una tragedia interminable.
¿Y quién puede soportar eso?

--------

Updates y agregados

Update canino

Hoy casi llego tarde al trabajo. Ayer puteaba a mi hermana por haber dejado a la perra adentro del canil, en vez de soltarla en el patio cercado tan grande que tenemos. Me dijo que se escapaba. Hoy me despido de la perra, y una cuadra después me dí cuenta de que me estaba siguiendo. Seguí un par de cuadras, apuradísima (bad Lassie, I hate you, Lassie, go away!). Tuve que volver y encerrarla, llamar un remisse y bancarme histérica que vaya lentísimo. Por suerte todo queda cerca. Está bueno que todo acá tenga otro ritmo, pero... por qué los remisses tienen que ir tan lento?

--------

Ética

Qué raro llegar un domingo a la casa de tu papá y que esté tu psicóloga con su marido y su hijita tomando mate con tu papá, su mujer y su nene.

Qué raro, también, que las dos colegas que comparten consultorio con tu psicóloga sean tu tía y la mujer de tu viejo, y que todas las semanas se junten a hablar de los casos.

--------

Update Dire Straits

Parece que el chico de mis ojotas rosas a lunares está interesado en algo más que las ojotas, y no le importa mucho la diferencia de edad. Yo lo trato re bien porque una noche, bailando con los amigos/as de mi hermana, se armó una especie de pogo atrás mío y él me agarró y me cambió de lugar. Veía cómo lo golpeaban y me daba una ternura terrible (y culpa, pero mucha ternura).

Hoy pasó por el local cuando yo regaba el pasto, y se quedó charlando. Beso cariñoso, mano cariñosa. O es muy cariñoso o quiere algo, pensaba yo.

Él: Qué hacés esta noche?
Yo: Y, es la despedida de Clari, así que saldremos a descontrolar un poco. Hoy (nombre de boliche) no abre, no?
Él: No, no creo.
Yo: Qué cagada, para bailar un poco.
Él: Y yo me meto en su rondita.
Yo: Sí y me salvás del pogo, estuvo bueno
(risas)
Él: Bueno, nos vemos esta noche.
Él (yéndose): A qué hora salís, a las 9, no?
Yo: Sí (glup, no me pensarás venir a buscar, nene, no?).

Al rato volvió a pasar, mientras yo limpiaba los vidrios (sin Morphine, por suerte). Y de nuevo:

Él: ¿Mejoraron la vidriera un poco?
Yo: Sí, puede ser, la cambiaron un poco.
Él: A ver...
Yo: Pero no podés decir nada de esta, porque la hice yo.
Él: Ah, no, está buena, está mejor que las otras.
Yo: Bueno, gracias. (silencio) Che, igual no me puedo quedar charlando mucho, porque no dejan tener visitas.
Él: Ah, sí? bueno, decís que te vine a comprar un conjuntito de ropa interior para mi novia. O para vos, deciles que te vine a comprar un conjuntito a vos.
...

No lo puedo evitar, me sigue dando ternura.

miércoles, febrero 15

Leé y aburrite

Como siempre, llegó el post aburrido en el que hablo de mi trabajo.
Estoy contenta, la hice re bien. Estoy trabajando cuatro horas y media, a la tarde, en un local de ropa chiquitito y medio apartado.
Estoy sola la mayor parte del tiempo, y no entra mucha gente. Pongo la música que quiero (bueno, no tanto: para tango no da. Pero para tango remixado, sí). Me llevo mis lecturas y este cuadernito donde anoto futuros posts.
Cobro, por hora, casi lo mismo que cobraba en Buenos Aires como co-encargada de la pastelería. Claro que son menos horas.

Para la gente de los locales y casas vecinas yo soy la loca que limpia los vidrios bailando. Recién estaba en eso y empezó un tema de Morphine, así, todo sexy, y no pude evitar contornearme, moviendo el culo hacia un lado y hacia el otro, con flexión de rodillas, mientras rociaba los vidrios y les pasaba papel. Parecía los de Full Monty. ¡Descocada!

Ya me mandé una. El viernes, aburrida con una de las dueñas, nos estuvimos probando unas prendas nuevas que habían llegado. Lo gracioso era decir cosas como "bien! me va chica!". Es horrible estar encaprichada con alguna remerita y no poder comprártela, y ver que se la llevan bajo tus narices. Entonces es como un alivio que te quede fea.
Pero hubo una strapless arrugadita color violeta que me probé y me encantó. Normalmente se trae un solo talle y color -o a lo sumo dos- de cada modelo. Porque como es un pueblo chico, no da para que mucha gente tenga la misma ropa (parece que las clientas se quejan si es así).
De estas strapless había una rosa viejo talle small, y la que me gustó.
Sabía que el sábado iba a estar medio deprimida, así que planeé comprármela por despecho (aunque no podía). No es lo mejor consolarme con mi espíritu consumista (aunque solo sea para tener algo "lindo y nuevo"), alimentando a la dictadura capitalista, como diría Jan, de Los Educadores. Pero, por esta vez, me lo permití.
Cuando llegué, el sábado, después de hacer mi rutina de baile, entró una chica que es la diva de la clientela. Compra mucho, es la reina del local cuando entra, que es muy seguido. Me pidió la strapless violeta para probarse. Yo le dije: eh... esta ya está reservada, ... la tendría que haber sacado (mientras la guardaba).
Puso cara de acontecimiento y se negó a probarse la rosa.
Y después me dí cuenta: no pude ser tan pelotuda. Yo quería usarla también en el negocio! Cuando la diva me vea con su strapless voy a quedar mal. Y no le puedo mentir adelante de las dueñas ("no, la había reservado mi hermana/una amiga, y yo se la uso"; "había dos, yo me quedé con una"; "la que la reservó no vino más y me la terminé comprando yo"), porque van a saber que cagué una venta.
No sé qué haré (qué interesante que viene este post!).

Lo malo del trabajo es que me pagan por día. Y yo soy un poco descontrolada con la plata. El otro día perdí $ 20 del bolsillo de mi pantalón (que estaba tirado en el cuarto). No llegué a ponerlos en el lugar de la plata para el alquiler. Busqué por todo el cuarto, cuando mi hermanito y su primo (los dos de trece años) me preguntaron qué me pasaba, y les conté. Les expliqué mis números, y cómo me afectaba perder esa plata, especialmente si no había empezado con lo de las tortas. Me ayudaron a buscar un ratito (la pieza era un descontrol, obviamente). Yo desistí y me fui a esperar a mi papá. Cuando me vino a buscar, salí hacia su auto, y vinieron los chicos corriendo ¡Ceci, Ceci, esperá, los encontramos!. Y yo entré, desconfiada, y los empecé a interrogar. ¿Dónde los encontraron?; Abajo de la ruedita de la tele, la corrimos y ahí estaban. Y yo les insistí con que me digan la verdad, pero ellos me aseguraban que los habían encontrado. Yo sospechaba que no, pero igual los acepté: tan cortamambo no iba a ser.
Me alegraron el día. Son lo más dulce que hay.

Le estuve pidiendo a todo el mundo sugerencias de nombres para mi mini-emprendimiento de tortas (que irá creciendo de a poco, esperemos), incluídos estos dos muchachos, que propusieron "CecInc" (jeje). El otro día les conté que finalmente se va a llamar Puentes Amarillos. El nombre me lo propuso alguien que también está leyendo Cartas a Théo y conoce mi pasión por Spinetta (que hizo el tema Cantata de puentes amarillos inspirado en una descripción de Vincent Van Gogh en una carta).
El nombre es significativo y lindo. Pero los chicos se burlaron un poquito (¿y si el cliente no conoce a Spinetta ni a Van Gogh?), y, más tarde, me llamaron desde el cuarto (estaban en la compu), y me mostraron un afiche que habían hecho. Decía: Los Puentes Amarillos - Tortas de Calidad - de la loca de Ceci. Y una foto mía, con el traje de chef, y llena de masa de brownie (guerra de brownie).

Son divinos estos chicos!
En enero, cuando estaba muy mal, me obligaba -aunque no tenía fuerzas- a ir a patearle algunas pelotas a mi hermanito, que tiene un arco en el patio.
Me hace re bien.

domingo, febrero 12

Mensajes

En la película Waking Life, de Richard Linklater (una película genial, a mi parecer), dicen en un momento que para darte cuenta si estás soñando o no, tenés que mirar números o letras, que enseguida se ponen borrosos o desaparecen (que son inestables). No se puede leer en los sueños. Yo lo comprobé varias veces (así como soy consciente y observadora en mi vida, también lo soy en mis sueños): trataba de enfocar estos signos, y en seguida se transformaban en otra cosa o desaparecían.
Hace unos días soñé que leía algo que había escrito. Era algo así como:

"hemos estado locos, pero hoy esperamos la parodia, hacinados en la puerta holocáustica; ésta, la púrpura".

No me acuerdo las palabras. Lo que sé es que la Ceci protagonista del sueño decía "qué mierda esto que escribí, debe tener otro sentido, si no...". Y miraba bien y las iniciales de las palabras decían "help, help, help, help".
Y después desaparecieron (de todos modos fue un mérito haber leído tanto). Decía así, cuatro veces esa palabra.
Y me desperté.

Ahora, me pregunto: ¿qué parte de mí me está pidiendo socorro?

-------------------

Otra peli.

Acabo de ver Los Educadores (Die Fetten Jahre sind vorbei), de Hans Weingartner. Me gustó todavía más que la primera vez que la vi. En un momento la chica habla con uno de los chicos (el actor de Good Bye Lenin), y le dice que cuando era una nena y jugaba a las muñecas con sus amigas, ellas se lo tomaban como si fuera real, pero ella no podía; se sentía una observadora. Y que en la vida real, ahora, le pasa lo mismo.


Obviamente, con esa frase me sentí identificada.

-------------

Ah, y otra peli: Anoche vi parte de Dark Water, y me hizo sentir algo especial que la nenita se llame "Cecilia". Y que lo pronuncien mal, así, a lo yanqui, como la canción de Simon & Garfunkel (Ceci-i-lia, you´re breaking my heart, you´re shaking my confidence daily... Oh, ceci-i-lia, I’m down on my knees,
I’m begging you please to come home
). Y le decían Ceci. Me gustó.
Imaginé que mi ex-noviecito yanqui/finlandés le decía a su acompañante del momento en el cine: "I once knew a girl named Cecilia".

lunes, febrero 6

En lo de mi papá

El olor a dulce de frambuesas y de ciruelas.
Salir de la casa, sentir la montaña que me abraza. Verla bien de cerca.
Caminar unos pasos, comer un par de frambuesas que saco de las plantas, y correr por el pasto. Pasar entre dos manzanos y que una rama me acaricie el pelo, mientras me acerco al arroyo.

Ahí está mi planta. El mejor regalo de cumple (le pasó cerca el hecho de que mi hermano Tiago, en el momento de elegir su día franco, haya elegido los jueves, sabiendo que mi cumple caía ese día. Casi me muero cuando me lo dijo. Es un tierno).
Mi planta es un chilco, y cuando voy a visitar a mi papá, lo riego.
Es lo primero que hago; ir a ver al chilco. Los perros ya van para allá porque saben dónde voy.
Espero verlo florecer algún día. Espero que viva.


Escuchar las campanadas del reloj de péndulo. Recordar odiarlas en las noches de insomnio (no puedo saber la hora cuando se me hizo tarde o sé que voy a dormir poco), y recordar que eran lo único que me ataba a la realidad de la noche cuando leía libros enteros, sin poder dejarlos, en el silencio de la casa dormida.
Una campanada para las y media. Hay que esperar media hora más para saber qué y media es.

Ver desde la cama las estrellas, la silueta de la montaña y las copas de los árboles arañando el cielo.

Despertar con olor a tostadas, y que el arce que vigiló mis sueños me diga buen día a través de la ventana.
Desayunar con el dulce de frambuesas.
Salir, ver al sol justo cuando se asoma por detrás de la montaña.
Ir a cosechar guindas (haré guindas al natural para futuras selvas negras).
Recorrer el bosquecito de arces, escoltada por los tres perros, que parecen moscardones.
Pasar por donde están los maquis. Recordar el juego en el cual no podíamos tocar el piso, yendo de árbol en árbol, porque había monstruos (inspirados en la película "Temblores").
Saber que lo jugaría de nuevo.

Bajar al pueblo caminando, pasar por la chacra de mi infancia. Resistir las ganas terribles de meterme. Cercada por los pinos y cipreses, permanece ahí, como un mundo mágico, inalcanzable, que existe en mi mente y solo recorro en sueños. Pero es algo imprescindible, vital para mi presente. Me gustaría ir a ver a mi nogal, al tilo. Al ciprés gigante que ejercía su dominio indiscutido en el centro de la chacra. O al pino que a mis nueve años tenía mi altura exacta, y ya debe ser altísimo. Estaba metido en una selva de árboles y mosquetas, casi imposible de alcanzar. Tal vez ahora está a la vista. O tal vez no está más.

Exactamente una hora después de salir de la casa de mi papá, llegar a la de mi mamá, y prepararme para el trabajo.
Así cualquiera está listo para el primer día de trabajo.

--------------------------------

A pedido del público:
Chilco
El chilco es un arbusto.

domingo, febrero 5

De trabajo, de la feria, de canas y de músculos

Las cosas se van encaminando. Ya tengo un trabajo tranqui y de pocas horas, y tengo casa, que voy a alquilar con mi hermana mayor. Una casa con mucho patio, dos habitaciones, un arroyito, un membrillo, un sauco y un manzano. Estamos considerando tener un perro (yo dudo, porque en algún momento me voy a ir. Si no, no lo dudaría: un ovejero).
Cada vez estoy más cerca de las cosas que "quería y no quería" de un post de agosto del 2004. Decía: (porque lo saqué)

------------------------

Cosas que quiero pero no quiero



- Trabajar

- Tener un bebé

- Volver a mi pueblito

- Tener un perro grande grande

- Rendir mi primer final después de 3 años

- Vivir en una casa con patio

- Hacer amig@s nuev@s

- Estar con mis amig@s

- Estar con mi familia



- Volver con él

------------------------


Se ve que me voy acercando a lo que me hace bien. Ahora la lista cambiaría un poco. Tendría que hacer otra.
Hay varios posts que yo me acuerdo de haber escrito, y que después me doy cuenta que saqué. No me tiene que importar quién lee el blog. Yo sé que, como me dijo un amigo, hay sinceridades y sincericidios, pero no creo ser taaan salvaje con mi forma de ser "abierta".

Siguiendo mis cosas: En mi tiempo libre pienso estudiar y hacer tortas que voy a vender (ya tengo un tiramisú encargado para el fin de semana, y la opción de dejar minitortas en un restaurante) y, si puedo, atiendo el puesto de mi mamá en la feria. Me encanta atenderlo, me encanta estar ahí. Siempre la voy a ver a mi hermana, que lo atiende hasta que se vaya a Buenos Aires (llenándose de plata, la guacha, en plena temporada, ya que nos pagan un porcentaje de las ventas).
Conozco desde siempre a los vecinos de puesto, y hay algunos nuevos muy piolas.

Algo feo del día: Mi hermana, aburrida en el puesto, me encontró dos canas. Ya van tres en dos días. No me gusta nada. En Buenos Aires me agarró de nuevo gastritis, parecía que tenía un gremlin en la panza. Todo esto es por los nervios que pasé los últimos meses. Por suerte decidí hacer lo que estoy haciendo.

La alegría del día: el "hola, bonita" del chico músculos de granja del puesto de enfrente.

Voy a intentar explicar un poco esa definición. Pertenece a mi hermana y sus amigas. Y es tal cual. Los músculos, en los hombres, se dividen en: músculos de gimnasio y músculos de granja.
Los músculos de gimnasio son muy marcados, abultados, y aumentan el tamaño del portador. Se notan artificiales, forzados. Son excesivos.
Los músculos de granja, en cambio, son más leves, naturales, armoniosos con el resto del cuerpo. Como lo indica su nombre, son idealmente obtenidos a raíz del trabajo físico en el campo. El portador sigue siendo considerado "flaco" (no raquítico: normal), pero con músculos de granja. Y lo mejor de ellos es que van acompañados de un dorado hermoso en la piel, por trabajar bajo el sol.

Algo divertido que acabo de escuchar:
(Situación: el hijo de la mujer de mi papá, de siete años, bañándose).

Mamá: Muy bien. Ahora, con el mismo ímpetu, lavate las patas.
Hijo: Con quién?