jueves, noviembre 5

El típico multipost

Cuando llueve me da la impresión de que las plantas que tengo adentro de la casa lo sienten y añoran sentir la lluvia, o de que les da mucha sed. Entonces las riego.

Estábamos en la cama haciendo fiaca los tres. Casiel comía tutucas (maíz inflado). Pablo le dice "¿el bebé querrá una?", y me pone una en el ombligo. Ahí Casiel me da una en la boca, y nos damos cuenta de que sabe más de lo que suponemos! jeje.
Más tarde, cuando le muestro a Pablo unas ropitas que mandó mi tía de regalo, le decimos a Casiel "este pantalón es para vos". Y cuando agarra el conjuntito de recién nacido, le explicamos "ese es para el bebé", y me lo pone en la boca! jajaja.

El otro día yo estaba estudiando sobre una esterilla, en el jardín, y Casiel jugaba libre por ahí. De pronto lo veo que viene y se sienta al lado mío. Y traía un librito!!! Había ido adentro de la casa, había agarrado uno de sus libros, y se vino a sentar conmigo a leer! Muy tierno, casi me lo como.

Me parece que la salsa (música) me narcotiza, me marea. No sé por qué. Desde que quedé embarazada es la primera vez que vuelvo a escucharla, porque me daba náuseas! Es rarísimo. Y ahora la puse y me siento mareada, pero sin náuseas. Debería ser eso lo que causaba las náuseas: ese estado en el que me pone.
Igual berenjenas (que me dieron muchas náuseas) todavía no puedo probar, casi ni puedo pensar en ellas! PUAJ!

Me cansaron los blogs. Me cansa la postura que tienen muchos bloggers. Y la mía también.
Ya no sé qué hacer. Me gustaba cuando contaba anécdotas graciosas; sirve para mi afán de recopiladora. Algún día imprimiré todo mi blog, probablemente para leerlo cuando esté más vieja y melancólica.

¡Hicimos una ecografía y el bebé es otro varón!