jueves, agosto 19

La luz!

Se corta la luz y yo me pongo a ordenar. Los vecinos de al lado salen a jugar afuera. Los vecinos de adelante hacen... otras cosas (¡qué feo, se escucha todo en el lugar donde vivo!).
Está bueno que se corte la luz a veces.

¿Dónde estamos?
Vivo en una especie de conventillo, porque una señora dividió su casa y alquila espacios. Tengo un baño chiquito, incómodo, pero muy naranja. Afuera hay gatos siempre, y maúllan día y noche. Hoy, gracias a los vecinos nuevos, escuché reggaetón desde la mañana.
Tengo el río a dos cuadras. No es el más limpio de la comarca, pero tampoco es un asco terrible. El otro día subí unas fotos a facebook y corté una cocina a gas que se veía en el medio del río. Da mucha pena que esté contaminándose cada vez más.

¿Cómo estamos?
Estoy feliz, disfrutando a mis hijos. Elián ya tiene 5 meses y Casiel 2 años y 8 meses.
Por otro lado es un momento muy difícil (aunque de mucho crecimiento) porque Pablo no vive más en casa desde hace 3 meses y medio.
Y porque estoy "mamá full time" (y encargándome de todo lo de la casa) pero también trabajo desde casa, así que duermo poco y mal y a veces hay situaciones que me superan un poco. Especialmente cuando además de mi realidad cotidiana y la decepción y dolor por la separación... (eh, mejor no digo nada). No voy a hablar mucho acá de la separación, me parece lo mejor. Aunque un blog de lo que fue pasando cada día sería muy entretenido de leer!
Los chicos están divinos, qué lindo es ver la relación que se va dando entre los hermanos. Casiel habla cada vez más fluidamente y es muy gracioso, me río mucho con él. Elián es muy dulce y tranquilo y es re cosquilludo.

Mi familia es lo más. Mi mamá es una grossa. Qué suerte que tengo de tener esta familia. El otro día para un taller tuve que escribir en un círculo lo que me gustaba de mí y en otro lo que no, y puse a mi familia entre lo que me gusta de mí :)

No estudio más a distancia. Primero lo decidí postergar por un tema económico. Ahora veo que en mi situación ni loca hubiera podido hacerlo. No puedo escribirle una carta a mi abuela, y ¿voy a poder estudiar? Estudiaba el traductorado para poder trabajar desde casa y así estar con mis hijos. Pero... los hijos ya vinieron y es ahora cuando necesito trabajar desde casa! Ya lo haré si me sigue interesando. Traducir me encanta. Leer me encanta. El inglés me encanta (un inglés que me encanta es Colin Firth como Mr. Darcy, pero ese es otro tema. Y también Jonny Lee Miller como Mr. Knightley o James McAvoy como Tom Lefroy, pero son Escoceses).

Como decía, hace más de un mes decidí escribirle a mi abuela la carta que le debo desde que nació Elián. No encontraba papel, entonces saqué un cuaderno de una de mis valijas negras. La tapa del cuaderno es plateada y dice Montgomery College. Al sacudirlo cayó sobre mi cama un poco del otoño Marylanense (?) del año 2000. Lo usaba para guardar hojas lindas en aquella época. Ahora lo uso para escribirle a mi abuela, que dice que la entiendo porque le escribo cartas de papel y no a través de ese bendito aparato.
La carta sigue a medio escribir, y terminarla está en mi lista de cosas para hacer.

En los embarazos, siempre perfecta y en línea; después de parir… agárrense, panaderías!!! ¡Cómo como! Esta vez, como cuando nació Casiel, también tengo justo una panadería a dos cuadras, también hacen facturas de pastelera y dulce de leche, y también ya tengo total familiaridad con las vendedoras. Salimos, y Casiel me dice "¿vamos a comprar facturas?". Jajaja. Espero que se me pase pronto! Igual no me hago mucho problema, son etapas.

Ayer salí a comprar con los chicos (Casiel caminando y Elián en la guagüita o como se llame el modelo que uso), y Casiel llevó sus botitas. ¡Saltó en cada charco del camino! A mi me gusta dejarlo hacer esas cosas cuando se puede. Total, volvimos y lo cambié.
Cuando salimos siempre miramos cómo está el Piltriquitrón; ahora tiene nieve.
Ayer lloviznaba con sol. Quise mostrarle a Casiel el arcoiris que se hizo frente a la base del Piltri pero no lo vio.
Me acuerdo del primer arcoiris que logré ver. Es como con esos dibujos para ver imágenes en 3D. No lo ves, no lo ves... y de golpe ¡ahí está! Y ya está, ya sabés cómo hacer para verlos. Me acuerdo que desde ese primer arcoiris esperaba ansiosa que llueva con sol para buscar y encontrar más.

Y la verdad es que pese a todo, siento este como un momento muy luminoso (aunque se corte la luz eléctrica). No es por el momento en sí sino por la sintonía, el enfoque. Veo el arcoiris.

Me encanta este post estilo "conversación con la nona", que fluye naturalmente.
Y termina acá.