miércoles, julio 25

Sorpresas y felicidad

Hoy cuando bajé ví el portoncito abierto así que imaginé que las gallinas estarían libres por el barrio. Me puse unas botas, agarré una campera para torearlas y salí a buscarlas. Estaban a 30 metros y no fue difícil arriarlas hasta la entrada de casa. Después escuché a una cacarear, salí y lo comprobé: había puesto un huevo. Las dos están poniendo todos los días, casi. Con Elián les dimos unas hojas de brócoli (dicho sea de paso, ayer probé hacer hojas de brócoli fritas y son un manjar crocante!) y no quisieron. Entonces agarré un pedazo de pan integral casero (5 harinas, semillas, avena) viejo, lo partí en 3 y le di a Eli para que les dé. Les ofreció el pan y comían de su mano! él feliz. No les quería dar el último pedazo, lo quería comer él. Así que hoy hago pan.

-

Ayer, por salir a comprar con los chicos.

Cas: "Mamá, ¿quién hizo ese sonido?" (no se qué era, tipo gruñido)
Yo: "campera, Casiel" (por enésima vez)
cas: "¿Campera lo hizo?"


No sé si me estaba gastando o me decía en serio.

-

El otro día no encontrábamos a Jacinta, una de las gallinas. Escuché ciertos ruidos raros (cacareo, pero despacito) en el pasillito al lado de la casa, donde está la salida de una de las estufas y guardo algunos muebles/artefactos que no estoy usando. Estaba Jacinta echada y haciendo sonidos extraños. O está herida o poniendo un huevo, pensé. Y le tiré un poco de maíz (qué guacha) para ver si se levantaba. Y se levantó. Y pudimos ver... el nido de huevos!!! En ese momento vimos 10, pero en total al final había 18. Y desde ese entonces juntamos los huevos todos los días. Qué lindo.





´-

Viene todo re lindo últimamente.
Cambio de actitud. Hace mucho que no me estreso mucho. Igual convengamos que, por ejemplo, en el estudio, vengo chantísima. Este año casi que todavía no estudié. No sé si llegará un momento de estresarme o seguiré con esto de hacer lo que puedo y disfrutar lo más que puedo.


El otro día cayó mi hermano de sorpresa. ¡Fue re lindo! No lo veía desde hace meses. Y lo extrañaba mucho mucho. Lo llamo muy seguido, a veces todos los días o día por medio.
Estábamos con los chicos leyendo un librito en la cama/sillón, afuera estaba oscuro. Justo pensé "qué tierno sería que alguien nos vea ahora". Y siento "toc toc". Pregunto "¿quién es?" y no me dicen nada. Voy a la puerta y en la ventanita había lo que pensé era un vino! Cuando miré mejor, estaba la cara de Santi atras!!! qué lindo!!! Y era una cerveza. Grosso mi hermanito! Cayó con una cerveza, maní y chocolate. ¡Y su presencia hermosa!


Genial esa sorpresa.


-


Un día, de esos días en los que la casa se desmorona a cada movimiento, que no podés tocar algo que se cae otra cosa, y las zonas tienen sus propios olores, yo con mucho trabajo, el pelo atado como puedo y en jogging y camiseta... llegó un conocido que se está tornando amigo. Con un regalo. Habíamos hablado bastante de Spinetta, y en facebook interactuamos bastante, mencionando cierto disco -que confesé no tener. Y le dije que no quería bajármelo, que quería el original y que de acá a que lo consiga...
Bueno, días después cayó en casa, con un paquetito con varias capas de papel barrilete rosa y violeta. "Quería que tengas esto". Lo abrí en una lucha emocionada con los pliegos de papel y ví el disco: A 18' del sol. ¡Qué lindo!!! "Disfrutalo", me dice. Lo invité a tomar unos mates y después vino una amiga mía y estuvimos tomando mate los tres.


-


Dos días después, vino a visitarme esta misma amiga. Cuando abre el cerquito, y yo abro la puerta, vemos algo entre las tablas superiores del portoncito: un sobre. "oooh", dijimos las dos. ¡Lo había estado esperando! Un amigo me mandó pelis. Fue una re linda sorpresa, y muy emocionante ver qué me había mandado y leer su notita después de tanto tiempo de estar desconectados. Me puse muy contenta.
Todavía no ví las pelis pero justo HOY recuperé mi compu así que apenas pueda empiezo a verlas. Yupiiii.

-

Mi amiga vino a ayudarme a limpiar la casa, y fue lindo eso también, esa forma de ayudarnos. Una grossa.

El chico con el que estoy me dijo cosas muy lindas y también de a poco cambió la onda para bien entre nosotros, generando algo mucho más copado.

Viví muchas "aventuras" muy entretenidas.

Y muchas cosas así. Estoy muy contenta. Una amiga me dijo "yo quiero que me hagan regalos así" y después agregó "será mi momento de sembrar". Yo no sé si es siembra/cosecha o qué, pero algo cambió en mi frecuencia, en mi sintonía, mi filtro o lo que sea. En  mí. Y está todo más lindo. Bah. Las cosas "feas" también las tomo. Qué lindo que es vivir, con todo lo que implica.