sábado, noviembre 13

En estado

Cuando pasan los recolectores de basura me asombro por el estado físico que deben tener, corriendo sin parar atrás del camión, juntando bolsas y tirándolas, por todos los kilómetros que recorren.
El otro día nos pasó uno y le dije a «mi chico»: "mirá que sanos, hasta se pasan una botella de agua".

Pero era una Quilmes lo que se estaban pasando.

Para tanto no daba el espíritu deportista.

No hay comentarios.: