jueves, octubre 30

Cómo llegan

Llevo meses recopilando frases graciosas con las que la gente llega a este blog a través de buscadores. A veces es gracioso el contenido, a veces es graciosa la forma de preguntar o buscar, y a veces las dos cosas.
Las clasifiqué en las siguientes categorías (dejé las búsquedas textuales):

-----
Preguntas:
(dudo que encuentren algo de esta forma.
Noten qué cómica la forma de buscar)
  • porque se dice que hay una tormenta que se llama santa rosa de lima
(faltaba que ponga “si son tan amables díganme por favor”)
  • quiero saber parte electrica de secarropa frio calor
  • que le puedo regalar a mi preceptora?
  • nicolas cage es lindo o feo
  • puedo sacar a mi hamster al aire libre
  • porque jupiter sal 2 horas antes y dos horas despues de que salga y se meta el sol
  • ¿Como hacer un jodido vivero?
(jajajajaja, me imagino a este navegante sacado y frustrado después de
buscar un rato y no encontrar nada)

Problemas que no me gustaría tener:
  • consecuencias del relampago para una persona embarazada
  • COMO ME DESHAGO DE MIS VECINOS MOLESTOS
  • mi hermana y mi mama se desnudan en casa frente a mi
  • seme cerro el auto como lo abro
  • como puedo actuar contra una vecina paranoica que la tiene tomada comnigo
  • TENGO UN BOXER QUE SE LE DESPRENDE UN LADO DE LA CARA
  • mi encargada me grita
  • YOGA PARA RONQUIDOS

¿Eh? ¿Qué querés?:
  • ejemplo de carta quejandome porque no me apaga reiteradamente
  • quiero que me ayuden a buscar un dilema para comensar la clases de gimnasia

Simplemente graciosos:
  • cartas a theo vang good
  • algo para decir en un brindis de cumpleaños de hermano
  • garrapata que esta debajo de la almohada de una señora que muere
(Quiroga: contento)
  • Personitas chiquitas y muy buenas en el sol
  • consejos a personas nostalgicas
  • como se puede intervenir en una mujer embarazada para que el bebe combie de genero(si se que es varon y yo quiero que sea mujer

Dudas existenciales:
  • quien entendio la pelicula el umbral
  • ¿Nos acercamos a una hecatombe mundial?
  • como se sacaban el pelo antes de que existieran los secadores de pelo

Significados:
  • significado de la bombacha negra
  • significado vamos miti-miti
  • significados bajar la mirada sonreir

Imágenes graciosas (o no tanto):
  • cara de un chico que safo de alguna situacion
  • imagenes niños que se quiebran la muñeca
  • persona imaginandose un futuro lindo

Llegan mucho, mucho por búsquedas sobre rayos de sol, como:
  • cuantos kilometros anda un rayo
  • Aug/21/2008 19:28:27Google Search (que le pasa a una persona q casi nunca toma rayos de sol)
  • Aug/21/2008 20:46:23Google Search (que podria pasarle a una persona que casi nunca toma rayos de sol)
(más de una hora después, pobre, seguía buscando, desde su sótano)
  • PORQUE EL RAYO REBOTA EN EL AGUA
  • cuales son las partes de un rayo de sol
  • cuales son los rayos notables cuando nos paramos frente a un espejo

Hay marcianos que leen mi blog!:
  • q pasa con el agua q se precipita a la tierra q destino tiene
(¡qué forma de buscar!)
  • que puede pasar si un rayo del sol le cae a la persona

Sobre gustos…:
  • utilisima porno
(llegaron varios buscando eso!)

-----

Creo que el premio se lo lleva la embarazada que le quiere cambiar el sexo al bebé. Dejate de joder, esa mujer está mal en varios aspectos.
Bueno, y el del jodido vivero me encanta.

Igual esto me hizo pensar en las veces que habré buscado cosas ridículas y alguien lo vio en su página de estadísticas. Y bueno, ojalá haya causado alguna risa, como las personas que cité en este post, que me hacen reir cada vez que leo mi recopilación.

domingo, octubre 26

Increable

El otro día cuando vibraba mi celular me acordé de mi hermano Joaquín, que al escucharlo siempre me preguntaba "¿te vas a depilar?". Es un celu viejo, che. Ahora lo usa Pablo.


También me acordé de un diálogo que tuve con mi mamá, mirando embobadas a mi hijo:

Yo: Cómo lo quiero.., me acuerdo cuando me dijiste que vos me querías mucho más que yo a vos.
Má: Ahora me creés.
Yo: En realidad lo dijiste tan convincente que te creí, pero me puse mal, pensaba "pobre, ella sabe que la quiero menos que ella a mí, es muy feo" y me daba pena y trataba de quererte más, para que no sea así.

Y nos reimos.


Ya más de grande, y sólo algunas veces, traté con todas mis fuerzas de querer más.
No funciona.

sábado, octubre 25

Yo quiero..!


Cuando me enteré que habían comentado algo de este blog en el diario Crítica Argentina me caminé todo el barrio para ver si conseguía el número del día anterior -así guardaba de recuerdo el diario-, pero no lo conseguí.
La dueña del departamento de mis hermanas hoy fue a firmar el nuevo contrato y al ver fotos de Casiel dijo "se parece al bebé de Cheeky". ¡Les dijo que el domingo salió en la revista de La Nación!
¡Yo quiero esa revista!!! Lo peor es que en lo de mi abuela ví la revista de ese diario del día de la madre y no estaba ahí (estaba la otra nena). Es raro. ¿Se habrá confundido y era de Clarín?
¡Yo quiero esa revista!!! Como recuerdo, especialmente para Casiel. Me gustaría que dentro de 50 años esté ahí toda ajada, con la fotos de ese hombre cuando era bebé.
Es que, como dice mi abuela, no puedo con mi genio: soy muy guardarecuerdos. Sé que lo notaré no muy alegremente el próximo mes, en plena mudanza.

Update: Hoy, domingo, revisé las revistas Viva de los últimos dos meses en la casa de mi primos y no había ninguna foto de él. Es un misterio, voy a tener que llamar a la dueña del departamento de las chicas. "Hola, ¿Sra. X? Sï, habla la hermana de las chicas que alquilan su departamento, ¿no me regala la revista donde vio a mi bebé? No, no es mi intención ser desubicada... si prefiere se la compro, ponga un precio. No señora, pero, pero... ¡POR FAVOOOOOOOOOR! Mire, le paso con el bebé hoa, señola linna, yo quelo mi levista; tí, toy el bebé. Hola, señora? sí, era mi bebé. Es bastante avanzado para los 10 meses que tiene. No, no le estoy tomando el pelo, es en serio, quiere la revista, sea buena..." (y podría seguir boludeando por un rato pero ya es muy tonto esto). Tengo problemas, lo sé.

martes, octubre 21

Cosas puntuales con dos puntos

Preguntas: ¿Cuántos años es apropiado guardar un souvenir de esos feos (o religiosos y sos atea) antes de tirarlo? Y ¿después de cuánto tiempo es correcto cambiar la foto que te regalaron muy enmarcadita (en la que estás con un ex-alumno, por ejemplo, o con ese primo que no ves nunca) para usar el portaretratos para otra cosa?

Exageración: Abajo de mi almohada (y de la de Pablo, pobre) hay cinco pijamas míos completos, algunos de los cuales son de dos piezas. Debería habilitarles un cajoncito.

Anotado hace meses: El bostezo es como el hilito que une sueño y vigilia. Por eso, cuando Casiel está durmiendo al lado mío y lo escucho bostezar, ya sé que próximamente pedirá teta.

Algunas palabras que me gustan:
  • caléndula
  • caireles
  • ícaro
  • calina (me gusta tanto que me gustaría llamar a una hija así, pero no creo hacerlo, es como decir Karina en chino)
  • tiento
  • barbotina
  • travieso
  • alquimia

Algunas palabras que me gustan en inglés:
  • dandelion
  • valiant
  • manure (no sé por qué).

Algunas palabras graciosas:
  • saltimboque
  • nosocomio
  • cotolengo
  • en inglés: manure (sí sé por qué)
Dato callejero: No quedan bien los hombres con traje elegante pero muy desprolijos (no acicalados; eh! otra palabra para la lista). No es una regla estricta, pero no me gusta cuando tienen la barba desprolija y el pelo largo pero por dejadez.

Comentario de ayer: Por dios, qué bien que le hace el sol a mi ánimo. Y sí, seré Margot...

Es un hecho: El Bolsón me hace bien. Como lo mismo, camino lo mismo, tal vez lloro y me rio lo mismo... pero estoy más linda allá. ¿Cambiará mi metabolismo? ¿Será el aire? ¿Estar feliz? (aunque a veces estaba muy mal pero igual era más yo... más salvaje o en estado natural, sí). Me acuerdo cuando me escribió alguien lindo que leía el blog que pensaba en mí Con cada chica que camina cerca de la sede Puán, triste porque sus zapatitos no brillan como en la plaza de un pueblo. Qué lindo. Es así. Yo brillo más allá.

Importante: Vamos a volver a El Bolsón a vivir, idealmente a fin de año.

lunes, octubre 20

Mierda, carajo (y otras cositas más)

Para irme a El Bolsón Pablo me prestó su celular, así yo podía filmar, sacar fotos (aunque sean de muy baja calidad), y tener Ruidos y Ruiditos disponible para el largo viaje en colectivo con nuestro bebé.
Yo le dejé el mío, que tiene muchos años, y cambiamos de tarjeta sim (la mía dice Unifon, así que imagínense los años que tiene).
No le gustó mucho la funda rosa de mi celu-vejestorio, y tampoco que lo gasten en el laburo, así que decidió no llevarla. En su lugar le puse una media de Casiel, porque a Pablo se le caen mucho las cosas de los bolsillos y el celular iba a vivir muy poco desnudito. Fue muy gracioso cuando a la mañana lo buscaba en la mesita de luz, con la luz del otro celular, y no lo veía porque su querida esposa lo había puesto adentro de una media. Ah, sí, porque yo hago muchas cosas una vez que él y Casiel están dormidos.
Supongo que por la media lo gastaron igual pero su hombría no se vio demasiado afectada.

Me di cuenta de algo usando su celular, al descubrir el nuevo mundo de teclear una sola vez por cada letra deseada y que desde un diccionario aparezca/n la/s palabra/s que encaja/n (parezco Yogurtu Nge hablando del tren). He descubierto que soy una mal hablada, porque lo que más agrego al diccionario son malas palabras.
Supongo que eso en este lugar no se nota.

Ah, ya volví, y ya me regaló su celular (que le había regalado yo), porque es un dulce.

martes, octubre 14

Al nogal!!!

Para que me entiendan más.

Cuando era chiquita, de penitencia, me mandaban al nogal.
Y si éramos dos -supongamos que nos estábamos peleando mi hermano y yo-, entonces el castigo podía variar: "¡Santiago al nogal y Cecilia al tilo!", o "¡Cecilia al nogal y Santiago al pino de allá abajo!", o a veces, especialmente cuando nos peleábamos los tres: "¡Cada uno a su nogal!".
Porque teníamos un nogal cada uno. Yo era amiga del mío: le hablaba, trataba de entenderlo, intentaba no lastimarlo cuando lo trepaba pero lo trepaba mucho porque mi papá me había dicho que a los árboles les gusta cuando los trepan, que es como acariciarlos. También le pedía a los bichitos que a veces tenía, unos negros cuadrados rarísimos, que no lo molesten.

Y bueno, es más entendible que me haya hecho amiga de un jacarandá en Buenos Aires, ¿no?

Y que sea como soy.

miércoles, octubre 8

Solamente una vez:

- me rapé toda la cabeza

- pedí un autógrafo

- besé a una chica

- bailé salsa y cumbia en un vestidito negro, con tacos bajitos y una panza de ocho meses

- cociné rabas (¡partiendo del calamar!)

- me emborraché con whisky

- tuve un trabajo que aporte a mi jubilación

- tuve sexo con alguien a quien había conocido horas antes

- ví el relieve de las pinceladas en Campo de Trigo con Cuervos, Los comedores de papas, Campos de Trigo y Cipreses, Terraza del Café por la noche, y muchísimos otros cuadros originales de Vincent Van Gogh.

- me mordió un perro

- ví tocar en vivo a Luis Alberto Spinetta

- hice pintadas callejeras nocturnas en aerosol

- busqué y encontré minúsculas piedritas de oro en el río

- me hice un piercing en el ombligo

- me agarré a trompadas con una chica (si cuenta pegarle un par de piñas cuando ella manoteaba el aire cual gallina agarrada de las patas)

- subí al Empire State

- me saqué un poquito de ojo con una tijera

- me hice un tatuaje

- pretendí que un hombre deje a su pareja por mí

martes, octubre 7

Huellas por la vida

Hace unos meses llevamos a nuestro bebé al jardín de mis abuelos en Ramos Mejía y jugó por primera vez descalzo en el pasto.
Después de un rato observé sus pies y manos manchados de tierra, y sentí mucha felicidad.
Y la sigo sintiendo cada vez que se ensucia con tierra, pasto y hojitas.

Me preguntó si eso cambiará, y cuándo.

domingo, octubre 5

Supervivencia auditiva

Creo que ahora entiendo el mecanismo que hace mi marido para poner en off mi voz. Lo hago todos los días con Ruidos y Ruiditos, la única música que me deja escuchar Casiel. Es el chupete auditivo. Tengo cuatro Cds, pero ya me sé todos los temas de memoria. Y todas las notitas. Y todos los matices que hacen con la voz. Y todas las pifiadas. Trato de poner otra música -aunque sea de niños-, pero lo máximo que podemos negociar es un Jack Johnson o un Piojos y piojitos. Un ratito, más no. Y de música de grandes me he vuelto oyente casi exclusiva de Silvio Rodriguez a la fuerza, porque después de probar todos los Cds, es el único músico que acepta sin protestar.
Entonces ya directamente pongo Ruidos... y no lo escucho. Aunque debo decir que a veces me noto alterada y de pronto me doy cuenta que es un tema en particular (como el de la mosca, que parece satánico).
Ahora, me pregunto... ¿así se sentirá mi marido conmigo? Lo único que sé es que a veces en las reuniones familiares o con amigos tengo que mirarlo y decirle "Pablo: on", para que mueva el interruptor en su cabeza, aunque sea por unos minutos. O, cuando mi frase se queda flotando en el aire de la sordera conyugal y está mi hermana con nosotros, me dice compinche "off" o "está en off", porque ya sabe. Y bueno, al menos eso le da un toque de humor para que yo no empiece a querer cambiar el interruptor de un tazazo en la cabeza.

jueves, octubre 2

Padres vs. abuelos vs. hermanos

En El Bolsón estuve lidiando bastante con abuelos que quieren darle alimentos “incorrectos” a Casiel. Me cuesta ponerme firme o “generar conflictos” pero lo hago lo mejor que puedo. El otro día mi suegro le daba un pedazo de asado para chupar. Marcelo le dio un poquito de factura. Y yo los reto, Casiel no come ni papillas de verduritas y frutas porque todavía mucho no le atraen, y le respeto sus tiempos. Obvio que si le dan algo salado y sabroso como la carne o algo azucarado y grasoso como un churro le va a gustar. Y aunque pueda comerlos, yo le quiero dar lo mejor, y rezongo, reto, argumento, quedo como una estricta al pedo. Me gastan cuando le doy galletas de arroz integral inflado sin azúcar y sin sal, si él quiere picar algo. En parte, como Casiel no se siente tan atraído por la comida todavía, tengo esas galletas para darle algo cuando la gente alega que el nene quiere comer y le trata de encajar un pedazo de pan, raviol o lo que sea.
Hoy le decía a mi mamá “entiendo, son abuelos, ya vivieron esto y ya saben que tal vez no es tan importante, pero yo soy la mamá y me toca preocuparme y tomarme el trabajo de darle lo que me parece mejor; vos me dijiste recién que me hacías papilla de banana, manzana y naranja para que sea muy nutritivo”. Y la hicieron a mi hermana vegetariana sus dos primeros años.
¿Ahora les toca malcriar y a mí ser la mala?

Más tarde, mi mamá y Marcelo miraron el boletín de mi hermano. Una materia ya se la lleva, y tiene otras 4 abajo. Las demás: justas. Ellos estaban preocupados, analizando qué hacer. Yo sentía la tormenta venírsele a mi hermano, y como no lo veía tan crucial les dije “bueno, pero está de novio, yo cuando me puse de novia me bajaron todas las notas”, y trataba de minimizar la preocupación y el posterior reto a mi hermanito. Pensaba “de última se lleva par de materias… no es tan grave”. Y ahí me dí cuenta: es el rol de padres el ser así, medio jodidos. Y que los demás nos vean como unos exagerados.

Yo soy una débil, necesito la aprobación ajena. Parece que, por suerte, ser mamá me va a hacer desligarme mucho de esa necesidad. El amor y preocupación por Casiel es más fuerte que la necesidad de validación externa. Yo crezco, al mismo tiempo que lo miro crecer a él tratando que sea de la mejor manera y desarrollándose de una forma sana, pura y luminosa.
Igual, también tengo la suerte de que con Pablo coincidamos con respecto a la crianza que le queremos dar a nuestro hijo (si no, ¡qué pesadilla!), así que él se encarga de marcar límites a los demás cuando estamos los tres juntos.

miércoles, octubre 1

Códigos

Hoy fui a almorzar a la chacra de mi suegro, con él y su mamá Marta. Marta vive en Bariloche en un hogar para ancianos (una casa para viejos pelotudos, según ella) y tiene un poco de Alzheimer. Ella habla mucho de su casa en Moreno y de sus bichos: el loro Pepe, la gata gris con sus gatitos, la tortuga, el pescadito y el perro. Siempre dije que me caen muy bien los viejitos y viejitas. Bueno, ella tiene todo lo que me gusta en ellos: inocencia pícara, buen humor, ganas de comunicar y de hablar de las cosas simples pero no superfluas de la vida.
La chacra queda a unos 20 o 30 kilómetros del pueblo, en el cerro Saturnino, y tiene una vista espectacular. En un momento del largo y terroso camino en el asiento trasero del Renault 12 ella dijo -señalándome con su mano y con sus ojos gris azulado tan vivaces: “Ceci como ésta sólo hay una”. Daniel hablaba de que estaba contento de que yo sea la mujer de su hijo, entonces él asintió y respondió repitiendo lo mismo. Obviamente me gustó escuchar esas cosas, lo que Martita dijo tenía mucho más significado que lo obvio de la cualidad irrepetible de cada individuo, y eso me pone contenta.

Charlar con Martita fue de lo más lindo. Es buenísima, y está siempre de buen humor. Tiene el pelo largo, blanco con algunos rayos de un rubio hermoso, y mucha chispa. En muchísimos momentos yo me decía “acordate esta frase, es para el blog”, pero después, obviamente, me olvidé todas.
¡Es que la tiene muy clara! Me hacía morir de risa. Es como una nena y vale la pena tenerle paciencia porque es una hermosa.
Aunque se desoriente o repita las historias éstas siempre tienen algún detalle nuevo, además si se le preguntan cosas ella la tiene muy clara y es posible y valioso aprender de su vida.
Me dieron ganas de pasar más tiempo con ella.

Conocí a otro ser, aunque no me dieron ganas de estar cerca suyo. Estaba caminando con Casiel a upa por la parte noreste de la chacra, observando cómo dos teros defendían su nido volando bajo y chillándonos, cuando desde un arbusto a unos pasos sentí como un bufido. El arbusto (que era bastante grande) se movía y de su interior salían resoplidos y gruñidos. Por un instante me quedé quieta esperando que salga algo y me ataque, y mirando rápidamente de reojo dónde refugiarnos. Me acordé que por ahí había jabalíes y me fui despacito, al mismo tiempo que miraba el arbusto amenazante y los árboles cercanos imaginándome cómo treparme con Casiel en brazos.
Volví a la casa caminando y desbordando adrenalina, y le pregunté pálida a mi suegro si era posible que ese encuentro haya sido con un chancho o jabalí salvaje. Me dijo que sí, y que eran peligrosísimos, que lo había pensado cuando me fui pero no se imaginó que justo hubiera uno, que lo habían estado jodiendo desde hace un tiempo. Que a veces atacan y con la fuerza y los colmillotes que tienen pasan corriendo y te pueden sacar un pedazo. Lindo panorama. Suerte que mi instinto me hizo dar media vuelta y volver despacito.
Tal vez los teros me estaban avisando.

Después del asado el abuelo de Casiel agarró la escopeta, buscó a cinco vecinos que estaban trabajando en una construcción más abajo y, cargados ellos de machetes, fueron a buscarlo. Martita no quería que lo mate y decía que era su hijo el que había invadido el territorio del jabalí. Daniel decía que se lo iba a comer. Yo me sentía mal por haber delatado su escondite.
No lo encontraron.
Pero dijo mi suegro que ni él sólo con la escopeta va a buscarlo, porque es peligroso. Así que imagínenme a mí ahí, a un par de metros, con Casiel en brazos.

Pero Casiel es chancho jabalí en el horóscopo chino (como su papá) y bueno, entre ellos hay códigos.