sábado, septiembre 11

Balance

Ordenando mi casa, encontré $ 6.80 en total. Si quieren, anótense que la próxima me ayudan y vamos miti-miti. También se permite leer cartas viejas encontradas, y de paso vamos a la mitad con las hebillitas también. Esta vez puse la plata en el jarrón-guarda-monedas-para-el-champú-caro, que, por supuesto, tiene etapas en las que se va llenando, pero un día mágicamente se vacía, cerca de la fecha de vencimiento de los servicios. Y bueno, se me caerá el pelo nomás.

Me encanta la limpieza en cadena. Ejemplo: Agarro el salero de un banquito, lo llevo a la cocina, ahí agarro un lápiz, lo llevo al escritorio, allí agarro un posavasos, lo llevo al cajoncito de la mesa ratona, de ahí arriba agarro el control remoto, lo llevo a la mesita de la tele, de ahí agarro una hebilla, la llevo a mi cuarto... y ahí se acabó la cadena: hecatombe mundial, el triángulo de las bermudas. Tengo suerte de no perderme yo.

Pero quién dijo que limpiar no es mejor que hacer gimnasia? Y la mejor música para acompañar la limpieza: Blood Sugar Sex Magic, de Red Hot Chili Peppers. Tendrían que hacer un tema que se llame “cleaning beats the hell out of working out”.

No hay comentarios.: