miércoles, septiembre 15

De dos en dos

Me gusta tomar mate, pero no me gusta el aliento que deja, en mí y en otras personas.
Encuentro en esto una contradicción que me molesta.

Pero más me molesta darme cuenta que encasillo hechos como esos dentro de una estructura a la que estoy acostumbrada, como el resto de nosotros. El yin y el yang, dos opuestos que se dan valor mutuamente. Algo es malo porque otra cosa es buena. Es un juego de opuestos constante, una puja por poder. Las cosas no tienden a ser positivas, a basarse en su integridad, sino que son negativas: son lo que lo otro no es. Ridículo es cuando, al ser todo una dualidad, el planeta esquizofrénico se contradice a sí mismo y dentro de las dos caras de una unidad dual de significado, no acepta ninguna. Si hiciste esto... porque hiciste esto. Si hacés lo otro... porque hacés lo otro.
"¿A quién querés más, a tu papá o a tu mamá?" ¿Por qué TENGO que querer a uno más, no los puedo querer diferente?

Ver todo de esta forma nos encierra en una estructura que no necesariamente respeta la realidad. Una cosa no es lo que la otra no es, sino que es lo que ES. Y qué pasa cuando algo no cae en la clasificación dada? Por ejemplo, la dualidad permitida es familias con un papá y una mamá. Y las familias con dos papás, o dos mamás, o un papá y una mamá que solían ser dos papás? Algunas personas encuentran problemático explicarle a sus niños que Florencia de la V. es un travesti, y lo que es un travesti. Eso porque escapa a la dualidad establecida "hombre que gusta de mujeres/mujeres que gustan de hombres". No digo que yo no voy a tener problemas con esto, no lo sé. Como todos, soy alguien con esa clase de moralidad predeterminada, en mayor y en menor medida y en aspectos diferentes de la vida. Pero sé que es una brecha donde la sociedad actual muestra que sus estructuras no pueden abarcar la realidad. Una amiga me decía hoy que en una página de "buscar gente", no le dan la opción de buscar hombres Y mujeres. No hay lugar para una tercera búsqueda bisexual.

Todo tiene que ser una puja por poder. Paradojas, contradicciones, dualidades. Algo existe siempre en comparación con su sombra, con su reflejo o con su opuesto.

Estoy cansada de esta vida en constante tensión, todo tiene sentido por estar arriba de lo otro o por NO SER lo otro... la luz contra la oscuridad, el calor contra el frío, la pasividad contra la actividad, y así.

Hay matices! Hay que percibir las cosas por lo que son, y ahí recién se puede comparar con las demás. No hay que catalogar todo y cerrar las opciones.

No hay comentarios.: