viernes, septiembre 24

Me siento el chavo del 8

Yo, levantada hace media hora, topless en mi casa, organizando todo para estudiar. Ruidos en la puerta. Hay alguien haciendo algo del otro lado! Miro, y hay un pedazo de diario que pasa por abajo de la puerta. Casi tiro del mismo pensando que era para mí, pero me avivé: deben estar pintando. Qué hinchapelotas, los dejo hacer lo suyo. 5 minutos después: TIMBRE. Dilema: me pongo un buzo grande? corpiño o no corpiño? (encima que podrían ser posibles violadores no los debemos tentar). Busco un buzo pero no hay, me pongo un corpiño, mientras... TIMBRE. "ya va!", busco una remera, me la pongo, me deshago de mis pantalones amarillo patito que si me agacho flasheo al tipo, y TIMBRE. YAAAAAAAAAAA VAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!! Me pongo otros pantalones y le abro.

- puede abrir la puerta así pinto los bordes?
- bueno
- puedo sacar esto? (felpudo)
- bueno

Y ahí me hago la intelectual y me vengo a la compu mientras el tipo pinta, porque otra cosa no puedo hacer, y me quiero quedar en el comedor así no se me descontrola el pintor.

Cuando el tipo termina, toca timbre al lado. Y ahí me doy cuenta de que el otro vecino también tiene la puerta abierta. Y se sumará otro. Suena un teléfono (Es el mío? no, es el del tipo que odio que me golpea la pared cuando hago "ruidos molestos"). Habla el otro vecino con el pintor. "cuánto tiempo tiene que quedar abierta?"; "una hora". Y yo: "SHIT!!!".

Olor que descompone, vecinos que se enteran de mi intimidad. Hablo con una amiga, y me dice "por qué hablás bajito?", y voy al cuarto y le explico. Se mata de risa. En el cuarto no se me ocurre mejor idea que abrir las ventanas de par en par. Sigo hablando, cuando de pronto escucho "SLAM!!!" (no suena así un gran portazo, pero es la onomatopeya, que le vamos a hacer...). "Ayyy, no, se cerró la puerta por la corriente de aire!", mi amiga no podía más de la risa. Voy y abro la puerta. Todo mal, quedó arriba toda marcada y llena de pelusitas que había en el marco de la puerta. Oops. Suerte que no estaba el pintor ahí, porque sino lo desnucaba.

La cosa es que estoy escribiendo este post porque no puedo estudiar. No me puedo concentrar con la radio del vecino a todo lo que da, los pintores hablando y el otro vecino haciéndoles repetir todo porque no los entiende (son los dos paraguayos, pero el vecino es un pelotudo, se les entiende re bien). Ni hablar del olor a pintura, se me parte la cabeza. En tres horas rindo y, como siempre, la pila de apuntes que no leí supera ampliamente a la de leídos (ni hablar de releer).

Odio estos acontecimientos por vivir en edificio.

Igual peor fue cuando había que arreglar el gas, y como yo trabajaba de 6 a 19, hablé con el portero y me dijo que le deje la llave y que él se quedaba siempre con los gasistas cuando estén en casa. Un día salgo antes, y cuando llego abro y estaba el gasista en el sillón, tomando un café y leyendo el diario. MI diario!!! MI café, MI taza, MI sillón, MI cucharita...
Cuando entré casi me muero, pero no le dije nada. El chabón se puso re incómodo, dejó todo y me dijo que seguro ya venía el otro, que lo estaba esperando. Un momento muy incómodo. Mi compu me salvó, me puse a boludear y el tipo atrás en el sillón. Dice "debe ser feo llegar y ver a alguien en tu casa así, no". Y le dije "si, si" (HIJO DE PUTA!!! por eso los folletos de pizzerías estaban en distinto lugar, sorete, LA fiesta se hacían acá con el otro). Para colmo me arreglaron todo mal y tuve que llamar a otro tipo. Igual lo bueno de alquilar es que pagó todo la dueña. De solo pensar que cagaron en mi baño me muero de asco.

Así que vivo invadida por pintores, gasistas, y ni hablar del fumigador, al que nunca le abro, pero cuando lo hago me regala líquido matacucarachas: "me sobró, querés que te deje?". Debe ser porque sabe que es muy raro que le abra, entonces me deja provisiones. O le habré caído bien. Será muy hospitalaria mi casa para los trabajadores de edificios?

Update: una hora y media antes de rendir, viene el otro pintor, y me dice que ya puedo cerrar. Toca la parte de arriba de la puerta (llena de pelusitas). Le digo "ah, es que se me cerró con el aire". Y me dice "no importa, igual hay que darle otra mano". Cara de terror mía "cuándo???"; "la semana que viene". Ahora: yo te hablaba con la cadera o con la boca, pintor? por qué me relojeabas así? Suerte que me saqué el pantalón amarillo patito.
A estudiar rápido!!! (me habré intoxicado? estoy como drogada...). Ya veo que todos drogados, con las puertas abiertas... hacíamos una orgía intervecinal. El baboso del segundo piso contento.

No hay comentarios.: