domingo, septiembre 26

Y dónde busco el tiempo perdido?

Agregado al tema de que me acuesto tarde, cuando finalmente lo hago tardo mínimo una hora en dormirme. Siempre tengo que calcular que tardo ese tiempo en comenzar mi descanso diario, llenándome de envidia cuando a los 2 minutos de apoyar la cabeza sobre la almohada "mi chico" empieza a roncar (bueno, no solamente de envidia sino de puteadas, porque los ronquidos me despiertan aún más). Lo peor es cuando le digo "girá", me dice "eh... mhmm, por qué?" y yo "porque estás roncando"; "no, no estaba roncando, estaba despierto". SANATERO!!! Algunos días me río, otros lo quiero matar. Ahora directamente lo giro yo.

He tratado de todo para dormirme antes de que transcurra esa hora. Es terrible que mi relojito vaya sonando dando las "en punto". Que lo haga 2, o hasta 3 veces durante mi estúpido tiempo tiesa en la cama esperando que algún angelito me tire somnífero (o aunque sea un pedito angelical), es una agonía total.

Traté:
+ Hacer abdominales en la cama: aprovechaba el tiempo para bajar la "busardita" y me cansaba, lo que facilitaba mi sueño, en teoría.
+ Cosas triple X.
+ Contar mis respiraciones (llegué a 200). Un día mi mamá me recomendó que lo haga, que era un método de yoga para relajarse (yo ya lo hacía, jeje, estaba orgullosa de mí misma).
+ Si estoy acompañada, contar los ronquidos de "mi chico".
+ También, si estoy con él, coordinar mis respiraciones con las suyas. Pienso: "tal vez si respiro como un dormido me duermo más rápido". Pero me asfixio, porque como está dormido está demasiado relajado y a mí el aire no me alcanza (y no me quiero poner a hacer calculos de tamaño pulmonar y eso).
+ Escuchar música en el discman, pero me concentro tanto en las letras (y en pasar los temas que no me gustan y repetir los que sí) que me duermo menos. Además me he despertado en el medio de la noche (sí, como si tuviera una mitad exacta) pensando que había una persona tratando de ahorcarme (léase cable enroscado en el cuello a más no poder), y la adrenalina que me provoca eso me despierta por media hora, así que no conviene.
+ La típica de llevarme los apuntes a la cama. Lógica: O te dormís de aburrimiento, o es productivo el tiempo y estudiás. Pero, curiosamente, no funciona como cuando leo en la mesa del comedor y me duermo arriba de los apuntes. No son ese somnífero inevitable cuando estoy en la cama. Y cuando decido dormirme, igualmente tardo y tardo.
+ Estudiar la posición en la que me despierto a la mañana, porque obviamente tiene que ser una cómoda, en la que puedo relajar todo mi cuerpo sin acalambrarme. Pero me despierto en posiciones tan estrambóticas (como Michael J. Fox. en Volver al Futuro), que me es imposible reproducirlas, y no puedo evitar el cambiar de posición mil veces antes de dormirme.

Es una mierda, porque nada de esto funciona (hay diferencias en la efectividad, igualmente). Y no es que no esté cansada... cuando me levantaba a las 5:30 todos los días, y a veces cursaba hasta las 23, estaba muerta a la noche pero tardaba mi horita diaria en comenzar a abandonar mis pensamientos "coherentes" e intruducirme en el mundo de la inconsciencia amodorrada.
Tendré que aceptar que de 24 horas de cada día, malgasto mínimo una... pero sin ponerme a hacer cuentas que me hagan ver cuántos años de mi vida estoy malgastando.

No hay comentarios.: