domingo, febrero 6

Sólo acá

Acá en este pueblo, como en muchos otros:

- Podés tener (y VAS a tener) los brazos y las piernas llenos de cortes, moretones, picaduras, quemaduras, y a nadie le va a llamar la atención, y nadie te va a preguntar qué te pasó.

- Vivo escuchando "ah! sos la hija de Marina?"; "Sos igual a tu papá"; "no serás hermana de Clara, no?", y me hacen descuentos y me dan tratos especiales por eso.

- Hay demasiadas coincidencias. Es un entramado terrible de gente. Entre "exes" (novios, cuñados, parejas de los padres, hermanastros, amigovios, suegros), amigos, y familia, no queda nadie que no esté relacionado con una. Y se dan situaciones muy incómodas, y otras muy graciosas.

- Podés tomarte un remis, ir a un quiosco a comprar cerveza, y al quejarte de que no venden, que la remisera te diga "no, yo te llevo adonde venden, yo soy la inspectora a la mañana, el año pasado le pusimos una multa a este quiosco por vender alcohol". Y que nos lleve a un mercado, y se estacione lejos para que no la vea el que atiende.

Pero SÓLO en este pueblo:

- Llegan mensajes como los siguientes en las "notiferias" (comunicados para los feriantes):

15/1: "Nuevamente se recuerda que el armado es hasta las 11 hs. y el desarme debe ser a más tardar a las 18 hs. ya que la calle debe quedar libre para la limpieza y recogido de las mediasombras. Si esto no se cumple, se les complica toda la historia a la familia Reina"

29/1: "Luego de las 11 hs. la Municipalidad procederá al vallado de las calles para el libre acceso de las ambulancias. Esperemos con el tiempo mejorar este mecanismo. Tengamos en cuenta que esto es tirarle una onda al hospital del cual todos necesitamos".

Sí, porque sólo acá la calle que se usa para la feria es la del frente del hospital y la policía. Salís del hospital y vas a la feria. Estás internado y escuchás los tambores y los caireles, y olés los waffles. Habría que hacer un estudio, tal vez tenga un efecto positivo en los enfermos. Pero es cualquier cosa...


- Existió el siguiente diálogo en la radio:

Locutor: Bueno, tarde pero seguro, vino XX XX, parece que tuvo unos percances antes de venir, no?
Invitado: Eh? No, de colgado...

Sólo acá se dan esos argumentos, y sólo acá el receptor los toma como válidos. Seguramente diálogos como éste toman lugar:

Posible empleador: Por qué llega tarde?
Entrevistado: Porque tuve un flash... no sabés, estaba en mi casa y el amanecer estaba alucinante, me quedé mirádolo hasta que terminó, y ahí se me ocurrió una poesía, que escribí y después vine.
Posible empleador: Ah, buenísimo, después muéstremela.

O podría haber un aviso de radio así:
"Se solicita la presencia de Luna Azul Sanchez en el Juzgado de Paz. Favor de presentarse a la brevedad, o cuando pinte".

Tiene ventajas que sea así la cosa, como por ejemplo que haya tanta permisividad (aunque a veces juega en contra, especialmente a largo plazo), y que todo sea más personal y se ajuste a tu medida, como por ejemplo que el dueño de la casa donde vivís te baje el alquiler cuando sabe que tus ingresos bajan, "de onda".

Y yo me estoy contagiando de este vivir colgada, porque el otro día ví un súper sticker en el vidrio trasero de un auto que decía "cuidado, BEBA a bordo!", y supuse por un momento que recomendaban la ingestión de bebidas alcohólicas dentro del vehículo. Pero no, no es del pueblo la culpa, yo soy siempre así.

2 comentarios:

flor dijo...

¡Por fin, Margot! ¡Te escribiste todo! Ya se te extrañaba...

Chizz dijo...

por ford, menos mal que me fui de ahí. creí que iba a caer en un estado de shock. no podría haber escrito algo que lo describiera mejor. por algo vivís ahí ;) (donde lo mágico es natural, JAJA)