domingo, julio 3

Paranoia

A veces soy muy paranoica. Como cuando, al encontrar que la ropa que había dejado en el lavadero de abajo estaba llena de pedazos de papelitos, pensé que la mujer de ahí le había tirado un papel a la máquina cuando yo no estaba.
Al ver que los papelitos tenían numeritos y caras de próceres, me calmé: nadie me puede odiar tanto como para tirar plata en mi lavarropas.

No hay comentarios.: