lunes, enero 9

Algunas cosas

El sábado a la noche tocó la banda del esposo de mi mamá. Estuvo muy bueno. Según mi mamá yo no podía sacarle los ojos de encima al saxofonista nuevo. Lo que no sabía es que lo miraba porque el tipo era insoportable. Parecía el conejito de Duracell (tanto como para, en un momento efusivo, patearle la trompeta al esposo de mi vieja). Según Clari, un Jamiroquai barato.
El tipo era un guitarrista frustrado: tocaba el saxo alto, pero cuando no lo hacía, el instrumento se convertía en su guitarra imaginaria.

-----

Después salí con mi hermana, y me divertí mucho.
En un momento hablábamos de nuestros problemas con el compromiso, la entrega, los chicos en general, y nuestra teoría de que es por nuestra infancia (los cuatro mayores tenemos de esos problemas). Nos acordamos de una charla que tuvimos el año pasado:

Ceci: Sería mejor que no existiera la familia, es una mierda, te re trauma.
Clara: Un Mundo Feliz...
Ceci: Sí, sería un mundo feliz.
Clara: No, boluda, hablo de la novela
(risas)

Antes de anoche cuando nos acordábamos dije "un mundo felix", y me entendió (sabía que estaba pensando en el apellido del autor). Eso es lo lindo de charlar con ella. Ya sabe cómo trabaja mi mente. Sabe que digo cosas como "Cartas al Capitán" cuando quiero decir "El Coronel no tiene quien le escriba". Que digo "mona Lisa" en vez de "gata Flora", Milan Kundera en vez de Emir Kusturica, hermafrodita en vez de ematita, I Ching en vez de Horóscopo Chino, "El lobo Feroz" en vez de "San Francisco y el lobo", "sex on the beach" en vez de "Sex and The City".
Y me entiende.

-----

Esa noche caminé un par de cuadras sola, antes de que toque "Caravana". Una de las cuadras la caminé mirando a la luna. Hablando sola.

- No puede estar tan linda la luna. La puta madre, no puede ser tan linda. Me duele. No lo puedo creer, mirá eso...

Cualquiera hubiera pensado que estaba loca. Suerte que yo estoy perdida, porque yo también lo hubiera pensado si estaba ahí. Lo peor es que en realidad son esos los momentos en los que vuelvo.

-----

El sábado a la tarde pasé por enfrente de Musimundo y me quedé parada ahí afuera como una pelotuda, empapada, escuchando "Si tú no estás aquí", mirando a la lluvia y haciendo pucheros. Era para una postal, o un video clip barato. Doy lástima (era una imagen muy patética, nunca pensé llegar a eso).

-----

Despeinada, aha aha aha. Despeinada, aha aha aha.

He descubierto algo nuevo. Tener el pelo largo en un lugar asediado de hombres alcoholizados es un propulsor para sus acercamientos melosos insoportables.
En dos lugares diferentes y en tres oportunidades, pasé caminando entre estos especímenes, y me peinaban!
Hasta uno ofreció hacerme una trenza.

-----

Y de colgada, pensé durante diez minutos que me decían "lunares", "me gustan los lunares", etc. por los de mi cara. Y cuando le dije a Clara, en joda "los chicos están re observadores hoy", me dijo "pelotuda, es por tu remera". Tenía una remerita blanca con lunares rosas, amarillos y rojos.

-----

Reacción graciosa de Clari.

Situación: en la barra de un bar, un ex compañero suyo totalmente manosero, cargoseándola. De golpe ella grita "Martín, no me untes!!!", por cómo la estaba acariciando (era increíblemente cargoso, realmente era como si le untase el brazo).
Más tarde le dije que vayamos a ese lado del bar, y me dijo "claro, porque a vos allá no te untan".

-----

Qué Nahuelito ni Nahuelito.

Hay una nueva atracción turística en Bariloche. Se llama "las caídas de Cecilia".
Si ven a una chica, pelos al viento, que no puede hacer dos cuadras sin tropezarse, amagar a salir corriendo, trastabillar, resbalarse, chocarse postes, gente, pisar charquitos... síganla. Hay diversión garantizada.
No acepten imitaciones.

No hay comentarios.: