lunes, enero 1

Felicidá pa' todos!

Empezamos el año con luna llena (y panzas llenas, y corazoncitos también), como debía ser.
Adiós año pasado, qué complicado que fuiste. Trajiste muchas cosas de esas que te cambian la vida, y por suerte hubo de las buenas, además de esas feas, muy feas.
Fue un año de mucho aprendizaje, de sentirme perdida, de sentirme encontrada, de sentirme desesperada -pero encontrarme con la montaña, los árboles, y la gente que quiero, que me guiaron en esos momentos hostigadores.
La primer mitad del año fue de melancolía por todo (sin razón aparente). La segunda, de mirar al futuro con una sonrisa, de la mano de mi Pablo.
Crecí mucho este año. Y el que viene se auguran cambios muy importantes.

Terminando con el resumen del año, quiero comentar que el 31 a la noche lo pasamos con mi familia de Ramos Mejía, y estuvo re lindo. Mucho baile, muchas risas, muchos abrazos, muchos tragos (igual yo soy una chica cerveza). Éramos 31 personas a las 12 (después más, y después menos).
Es una señal de que estás borracha cuando viene alguien a saludarte, y le decís "chau", sin darte cuenta de que en realidad acaba de llegar y no la habías visto en toda la noche (también puede ser una señal de que sos colgada, o de las dos cosas, lo cual creo que es el caso).
Siguiendo con los saludos, cuando llegué saludé a toooodos, y después me dirigí derecho hacia mi tío Ale para saludarlo, pensando que no lo había hecho. Y me dijo "¡ya me saludaste!". A las 12:15, después de la ronda de brindis, lo miro a 3 metros mío y le grito "¡Ale, feliz año!" y le hago la señal de brindar. Y me dice "ya brindaste conmigo". Por suerte se lo tomó como que me importa tanto que me aseguro de haberlo saludado, y no como que pasa muy desapercibido en la multitud; eso hubiera sido incómodo (no es el caso, de todas formas).
A las doce, las mujeres parecíamos renguitas. Mi prima dijo que había que empezar el año con una moneda en el zapato. Con sandalias, la cosa se complicaba. Rengueando, y con nuestras bombachas rosas, éramos una tradición andante.

2 comentarios:

Mexicana del Sur dijo...

Lo de la moneda no lo tenía... qué significa?? Augura que caminarás sobre dinero durante el año??
Lo de tu tío podés interpretarlo como que quizás el colgado es él, qué pensó q ya lo habías saludado cuando no era así, pero, conociéndote, supongo q es más posible q la colgada fueras vos... :P no??
Te deseo un Feliz 2007!!! Que me conformo con que sea -por lo menos-más tranquilo que el 2006!!!
Te quiero!! Besote!!

Cecilia/Margot dijo...

Mexicana del sur: Jajaja, supuestamente algo así, como el pez que tengo en casa apuntando hacia el centro de la misma: atraen el dinero.
Mi tío es colgado, yo soy colgada... debe ser la combinación que es desastrosa.
También te deseo un buen 2007 (comparado con el 2006 que tuvimos, no sería muy difícil).
Y que nos veamos más seguido!
Te quiero mucho mucho.