sábado, abril 12

Nada que ver con él o nosotros, mucho que ver con mi boludez

Es sábado a la noche, Pablo está en una fiesta familiar a la que no fui, y me acabo de dar cuenta, al ir a ver a Casiel a su cuarto mientras se desagota el lavarropas y leo en el comedor, que me gustaría ser madre soltera. O que sería una buena madre soltera.
También lo sentí el día en el que un contacto del messenger (un colega blogger) me habló por error después de mucho tiempo y terminamos manteniendo una agradable conversación, y en esa charla me dijo que había seguido mi embarazo por mis fotos del msn, y que no sabía por qué pero me imaginaba madre soltera. Y yo ahí sentí como que me perdía de algo por no serlo.
Es un sentimiento pasajero y no voy a darle más que un par de vueltas al asunto, pero ¿será como cuando de chiquita quería quebrarme para tener un yeso? ¿O como cuando los regalos de navidad de los otros chicos son siempre mejores, y en vez de disfrutar el tuyo mirás de reojo la felicidad de los demás?
¿O será que estoy aburrida, nomás?

No digo que ser madre sola sea una tragedia ni mucho menos (justamente en este momento pienso lo contrario), pero... si tengo algo tan lindo, ¿por qué me sale esto de "añorar" otra cosa? Como si la vida fuese un juego y yo quería ser la mamá soltera.
Qué pelotuda que soy.
¿Será de enferma posesiva?
Desde hace dos o tres horas (con interrupciones amamantísticas y de lavado de ropa y platos) que estoy leyendo un blog bastante cínico, creo que me influenció en mi tono.
Ya va a volver Margot tierna.

Y esto no tiene nada que ver con mi marido, al que amo (comentario culposo por pensamientos ridículos).

Tenía un post más presentable recién publicado, y vengo a sacarle protagonismo con esta pelotudez...

No hay comentarios.: