domingo, abril 13

Mucho pensar

Ayer pensaba lo atrapante que me resultaba el blog de una chica que relata sus aventuras amorosas de una forma cínica, un poco depresiva, superficial y algo autodestructiva.
Y me acordé del blog que abrí una vez para contar mis desvaríos emocionales, pero que quedó por ahí en el olvido (iba a poner un link, pero lo releí y no puedo... el que tenga curiosidad puede pedirlo, tiene 5 o 6 posts).
Y pensé si para escribir bien había que ser cínica, depresiva, y/o autodestructiva.
Y me pregunté si había perdido cierto enfoque en este blog, ahora que soy empalagante y con puros "mi bebé es hermoso".

Y si pensaban que esto lleva a algún lado, están equivocados.
Ah, Casiel es hermoso:



Ya que el post no tiene forma alguna, va un agregado:

Después de que el parto me haya dolido como no imaginé que podía doler algo, y de quedar "rota" y hasta llorar para ir al baño, pensé que no sabía si iba a querer/poder tener otro hijo. En realidad, era más tirando a un NO. Pero ese pensamiento duró muy poco.
Ahora, no me engaño ni a mí misma. Cuando me preguntan si Casiel es mi único hijo, les digo "sí, el primero".

No hay comentarios.: