viernes, abril 30

Tío Alberto

Recién me entero que hace unos días se murió mi tío Alberto. El tío de mi mamá en realidad.
Yo no lo veía mucho (hacía años que no). Vivía en Chacabuco e Independencia.
El sábado pasé por ahí en un taxi y sentí algo raro. Cierta melancolía, cierto miedo, y mucha culpa. Por no verlo. El sábado no era eso sólo: pasaba muchas veces por ahí y la culpa estaba (o la pena de no darme mucho con ese lado de la familia). Pero esta vez el sentimiento era diferente.
Se había muerto el día anterior.

Era muy generoso, muy divertido, el Tío Alberto... un timbero viejo. Me enseñó muchos juegos de cartas cuando era chica. Le encantaba la podrida. Me enseñó el carioca también.
Aunque no lo haya visto los últimos años, cada vez que jugaba al carioca me acordaba de él.
Y lo voy a seguir haciendo.

No hay comentarios.: