jueves, junio 3

Lunares

Tengo un lunar en la palma de la mano derecha y otro en la planta de mi pie izquierdo.

Como si marcasen un inicio y una llegada, o dos extremos de un camino.
Como si fueran marcas de entrada y salida, tipo las huellas que dejan las descargas eléctricas.
Como si hubiera formado parte de una cadena de gente unida por sus extremidades.

Pero todo es mucho más simple que eso.

Sólo estoy esperando al hombre que se dé cuenta sin que se lo diga.

4 comentarios:

a.l.x. dijo...

cómo me gustaría nunca haber leído este post así tendría la oportunidad de ser el primero que lo notara!!!
además, SE QUE LO HUBIERA NOTADO:

Margot/Cecilia dijo...

jajaja

Margot/Cecilia dijo...

Sí, lo pensé antes de postearlo, a decir verdad. Una nunca sabe :p

Romi dijo...

El lunar de abajo de mi ojo izquierdo es mío (o de mi vieja, eso le hago creer para que no joda). Alguien una vez me pidió permiso para tener pertenencia de uno que está abajo de mi ombligo. Se lo dí. Pero ya se fue, y no me lo devolvió. Tampoco sé si lo quiero de vuelta... Total, tengo muchos otros lunares... Saludos!