jueves, septiembre 2

Remiserooooooooooo

Por qué me tocó hacer un rally remisero justo con ese chofer?

Primero me pregunta detalles del recorrido; "es por el barrio?" y cuando le empiezo a explicar las 4 direcciones a las que teníamos que ir, me dice "no, pero no me digas si no querés, yo preguntaba por preguntar", con una sonrisita. Y ahí quedé, en la mitad de la explicación, y le dije "igual ya le expliqué a la operadora" y pensaba (nene, por qué generás situaciones incómodas? si sos chusma no preguntes y si sos profesional escuchá toda la respuesta).
Le dije que primero íbamos a Disco, acá a 3 cuadras. Con una sonrisa pícara me lleva. Cuando salgo, le digo si puede agarrar Emilio Mitre que tengo que pasar por el quiosco. Más sonrisa pícara. Y yo pensando (tanto te entretiene que vaya a dos lugares cerca antes del recorrido? Mierda que te debés aburrir en tu trabajo. No me tratés como a una ama de casa que sale a hacer los mandados en remis).
Después, le digo que vaya a Cabildo y no se qué. Al rato me dice "tenés que ir allá primero sí o sí?". Yo: "sí". Él: "No, porque tal vez podíamos ir primero a alguno más cerca"; "no, pero tengo que buscar algo y después mandarlo" (Idiota!!! No me jodas más! Se complica ir primero a mandarlo y después a buscarlo). Y me dice "no, es que hoy hice un recorrido con una chica, y le dije «y si vamos primero acá, es más cerca», y ella me dijo «ah, si!», por eso". Y yo: "ah" (mirá si voy a ser tan pelotuda de no pensar antes a qué lugar quiero ir primero, qué es, un viaje al azar? la dirección que veo primero, allá voy? Gracias por querer organizarme la vida, pero así estoy bien. Y si quiero pasear, paseo. Aunque con vos... noooooooo! Además, no tiene tanto sentido ir primero a los lugares más cercanos... si el recorrido se hace igual. Claro, y tenía que ser una chica la retardada que no sabía ni por dónde ir, no? MACHISTA!!! Si yo era un chabón ni me cuestionabas el viaje, idiota!).
Después de buscar lo que tenía que buscar, y de que me banque en el lugar los típicos chistes, preguntas y miradas intrigadas de todos los hombres al escuchar mi apellido, que es el mismo que el de un personaje conocido y que ha sido muy polémico en el mundo deportivo, le digo que vayamos a Palermo. Empiezo a encintar la caja, y le digo "disculpá por el ruido". Y me dice "mirá si me va a molestar que encintes una caja" (ah, bueno, sos amable [esto lo pensé en serio, sin ironía]). Y sigue "cuando entraste a Disco no pudiste conseguir cinta, no?". Y le digo "no, jeje" (qué te hacés el detective!? La cinta siempre la iba a comprar en el quiosco, a Disco fui porque es el cajero más cercano, y compré toallitas, ya que te interesa tanto).
Y al rato: "en Palermo vas a mandar la caja?"; "sí"; "a Mar del Plata, no?"; "sí" (uy, seguimos sherlockholmeseando...). Y después me pongo a pensar (y éste de dónde carajo sacó que mandaba ahí? Si nunca le dije, y la caja no tenía los carteles antes). Y le pregunto, muy simpáticamente: "conocés el Expreso que queda en esa dirección?" [se llama Marplatense]. Y me dice "no"; "y cómo sabías que mando a Mar del Plata?"; "porque te vi cuando escribías los carteles, de chusma, nomás... jeje, vos pensaste «uy, este tipo se sabe todo», no?"; "sí, jejeje" (no, pelotudo, sólo quería saber en qué momento espiaste algo de mis papeles para saber eso. Y JÁ! lo tuviste que reconocer, eh. Chusma!!!).
Cuando llegamos a Palermo, se había mudado el transporte. A Warnes (maldita sea, más tiempo con él... por lo menos poné la radio, pibe!).
Yo "bueno, vamos para allá", con cara de acontecimiento desagradable. Él "y no lo podés mandar por otro?"; "no, lo tengo que mandar por ahí". Al rato me dice "y no hay otros transportes, lo tenés que mandar por ese?"; "hay otros (pelotudo), pero me dijeron que mande por ese (qué parte de «vamos para allá» no entendiste?)"; "ah, tu patrón?"; "no, mi papá" (dejá de romper!!! si querés charlar charlá, como lo hiciste cuando pasábamos por la plazita Nicaragua, que me contaste que se llenaba de travestis y que vos trabajabas en un boliche pero dejaste de trabajar porque te mandaron a Amerika y noooooo, cómo ibas a ir ahí..., pero no me cuestiones el viaje!!!).
En el camino, mirándose en el espejo retrovisor, y tocándose la cara, cual adolescente con un granito.
Después de todo, cuando estábamos llegando y pregunta el precio por radio, le piden kilometraje, mira el "relojito", y les dice "26, con media hora de espera". Yo "..." (nene, qué media hora ni media hora... eso ta habrá parecido a vos, que en los 15 minutos en que bajé, reclinaste el asiento y te dormiste una siestita! bueno, no importa). El operador le pregunta "cuántos kilómetros hiciste hasta Warnes?" [la vuelta es gratis], el tipo le contesta "26". Yo ahí, le digo "26 hasta Warnes?" (nene, si miraste el relijito acá... no me cagués!), y me dice "26 km., no pesos, eh". Y yo le digo "si, ya sé" con cara de "no te hagás el pelotudo". Y silencio... silencio. Le pago lo que me dice.
Cara de orto del tipo, me deja a 20 metros de mi puerta, me saluda mal, y apenas bajo arranca y se va como si lo corrieran todos los travestis de plazita Nigaragua (jaja, me río de sólo pensar eso, pobre homofóbico).
......
Sonaba Illya Kuryaki en mi grabadorcito a pilas en campamentos con mi amiga a los 16 (con la que en una fiesta hicimos un karaoke de Abarajame... pobre gente):

"Remisero... remisero remisero, REMISERO
Mi camisa cruzó la barrera de la realidad
llevo mi alma en la guantera, jamas me tengas
pena
en caso de incendio rompa el cristal
yo soy el remisero de esta ciudad"


La cosa es que ahora sí me dio un poco de pena, porque estoy en la duda: o me tocó un remisero insoportable, o estoy así de intolerante porque me vino.

No hay comentarios.: