miércoles, enero 25

Otro post boludo

Lluvia.
Correr.
No recomendable con ojotas.
Veraniega, como una ducha tibia.
Que un hombre que viene caminando en sentido contrario me deje del lado de los edificios, aunque le corresponde a él, para que no me moje.

Orden.
Encontrar cosas.
Dentro del desorden hay un control. Por ejemplo: aparecieron todos, pero todos los botones de mis chaquetas de cocinera. Hasta sobró uno, seguramente robado a algún compañero (o se reprodujeron).
Encontrar una cerveza y un gatorade de naranja.

Heladera.
Arreglada!
No congela más.
Ahora la cerveza no me gusta tanto.

Música.
Escuchar toda la música de la computadora.
1219 temas. Random. Sorpresas, ciclotimia, pasar muchos temas.
Tener hasta el tema de Cazafantasmas (who you gonna call? Ghostbusters!). Y el del mundial 90.


-----------------

Qué feo cuando el que arreglaba la heladera sacó un bol de arroz pasado con albahaca que me había hecho hace unos días. Parecía la comida del perro. El tema es que no tengo perro.
Así como yo escribo mis aventuras con fumigadores, plomeros, gasistas, etc., ellos deberían escribir las aventuras en mi casa. Estaría bueno un blog de un plomero, y que cuente cosas de las casas y la gente que visita.

José es mi “arregla cosas”. Plomero, electricista, lo que quieras. La última vez que vino me arregló todas las canillas, la pileta del baño, y los portalámparas del comedor y el cuarto. Lo gracioso fue la parte eléctrica. Porque José es más petiso que yo -y eso es bastante decir-. Cuando se sacó el traje de plomero y se puso el de electricista, me planteó un problema: “¿cómo llego?”. Le propuse que use el banquito, y me dijo que igual no iba a alcanzar. Me preguntó si tenía guías telefónicas. Le dije que sí, pero abajo de la compu. Entonces puse tres cajas de mothers -que uso para guardar mis apuntes y fotocopias de la facu- arriba del banquito, y llegó. No resentí el hecho de que esté parado arriba de mis apuntes: les dió más uso que yo en el último año.

Y todo esto me hizo acordar a una charla que tuve con mi hermana hace un tiempo:

Cuando llego a casa del trabajo, Clari me cuenta que pasó el fumigador.

Cla: Me hubieras avisado que pasaba al lavadero!
Ce: Uh, estaba muy mal?
Cla: Sí, el tipo me dijo “ah, se complica acá”.
(Imaginen: un secarropas, veinte envases de cerveza, un cajón con elementos de limpieza, una escoba, un secador, una palita, una cesto para la ropa, una piletita, un calefón, y... una bicicleta. Todo esto en un cuartito de 1 x 1,5 mts. La bici está vertical, una rueda metida en la pileta, llegando casi hasta el techo).
Ce: Jaja, bueno, pero ¿llegó a la rejilla?
Cla: Sí, pero pasé una vergüenza... el tipo me dijo “ah, tienen hasta una bici acá. Pero hasta que la sacan, llegaban más rápido caminando”. Y yo le dije que la usábamos para colgar la ropa, y miró y estaban mis bombachas ahí colgadas del manubrio. Re feo.

2 comentarios:

Margot/Cecilia dijo...

Autocomment: Qué lindo tener blog. Leí esto hoy y me cagué de risa.

Margot/Cecilia dijo...

Autocomment 2: Lo volví a leer años después y me volví a cagar de risa. (16-5-2011)