lunes, abril 3

Tragedias

Hace una semana pasó algo terrible en mi familia.
No quiero hablar de eso acá (eran dos extremos: o contaba todo con lujo de detalles o no contaba nada. Ganó la segunda opción).
Lo que sé es que desde que pasó no escribo. Nada. Y es mucho decir. Ahora es la primera vez que mi birome toca el papel (de esos dobladitos que llevo a todos lados).
Es por esa conexión tan profunda entre mi interior y las letras.
Algo se quebró adentro mío.
Desde hace meses que todo es una mierda, y pasan
cosas horribles