miércoles, junio 14

Volví, con más boludeces

Casa nueva

Me mudé. Ya no vivo con mi hermana. Vivo con mi maridito en una casa que está cuidando hasta que se venda (¡que no se venda!). Casualmente mi papá vivió en esa casa unos años. Pero no me voy a poner a hablar de las "casualidades" y "coincidencias" y señales que hay entre nosotros, porque no termino más. Prácticamente nos casamos desde el principio. Desde que nos encontramos no nos separamos más. Es hermoso esto, y estoy feliz.
Él está cuidando un perro (que venía con la casa), que ahora es el novio de la Negra. No le cambié el nombre a mi perra, al final. Creo que ya es tarde.
El novio de la Negra es un pointer, muy ladino y boludo, y se llama Tomy. Le decimos Psycho Tomy, porque nos sigue a todos lados, o se aparece de pronto en donde estemos.
Psycho Tomy le roba la comida a la Negra, después de terminar con la suya (él es un atragantado, ella es delicada). Cuando nos damos cuenta de que se acaba de engullir el final de la comida de la Negra, lo retamos y le damos más comida a ella. El otro día Negrita, por costumbre, terminó de comer y vino con el plato entre los dientes, para que le demos su segundo plato. Casi me muero de ternura y de risa.

Puentes Amarillos

No trabajo más en el local de ropa, y en el kiosco sólo cubro los francos. Con Pablo (mi maridito), decidimos largarnos a full con la pastelería. Tuvimos un excelente comienzo. Hacemos cosas ricas, prolijas, de calidad, y con una presentación muy copada. Todo lo que hicimos hasta ahora se vendió (Pablo vende en locales y demás) y vamos siendo conocidos. ¡Vamos Puentes Amarillos! Somos la perfecta combinación: yo cocino rico (y muy higiénicamente), los dos somos creativos, y él es súper carismático y vende todo, además de promocionarnos constantemente.

Heladera

La casa que estamos cuidando no tiene muebles. Tiene una cocina copada y yo tengo un equipo muy bueno de pastelería. Pero no tenemos heladera.
Solución: Habilitamos una de las habitaciones como heladera. Tiene la puerta cerrada todo el tiempo, y a veces abrimos la ventana, tapando con la cortina, así entra mucho frío. ¡Las cosas salen de ahí como si hubieran estado en una heladera de verdad! Así que tenemos cámara de frío (no creo que pase la inspección de bromatología, de todas formas).

Al final, como siempre

Pensaba ir en julio a rendir alguna materia, con todo lo que implica (gasto en pasajes, etc.). Pero, como siempre, no llego, y lo paso para septiembre.
No puedo estar tan traumada con la facu.

Lo gracioso y levanta-autoestima de la semana pasada

El otro día me llamó la mujer de mi papá y me contó que, haciendo una actividad en una escuela, los chicos tenían que contestar "me gusta/no me gusta". En un grupo los chicos empezaron a boludear, y dijeron "me gusta... me gusta la chica que atiende en el kiosco X"; "Uh, sí, está re buena"; "etc". La mujer de mi papá se empezó a reir y los chicos decían "¡Eh! ¡la profe la conoce!", y se reían.
Una chica puso "me gusta... el Cajón. Mi hermano trabaja ahí, entonces la mujer de mi papá ubicó que esa chica era la hija del dueño del refugio. Y le dijo "yo soy la malvada madrastra de Tiago". Y ahí miró a los chicos y les dijo "y también de la chica que atiende en el kiosco X".
Se tentaron, y le empezaron a preguntar mi nombre, que ella, con mucha discreción, no entregó.

Fin de semana Pasado

El sábado, después de hacer masitas danesas de manteca para Puentes Amarillos, le hice un rico pollo al verdeo a mi amorcito. Cuando llegó me dijo que hacía mucho frío afuera, que estaba granizando. Después, nos pusimos lindos y salimos hacia un café donde había un espectáculo musical al cual nos había invitado la madre.
¡Nevaba! Íbamos dejando nuestras huellas por las calles de El Bolsón, en la nieve recién caída, donde nadie más había pisado.
Primer beso bajo la nieve. Primero para la pareja, y primero para cada uno de nosotros. Mirar para arriba y sentir toda la magia de ese momento.

Algo gracioso en ese café: Estábamos con la mamá y sus compañeras de canto en una mesa grande. En otra mesa había un grupo de mujeres treintañeras que aparentemente conocían a la mamá de Pablo. En el intermedio nos paramos, saludamos a conocidos, aprovechamos para ir al baño, etc. En un momento yo estaba charlando con la mamá de Pablo, mientras él estaba en el fondo saludando a alguien, y se acerca una de las de la mesa de las solteronas. Le dice a mi suegra: "Ay... ¿ese es tu hijo? ¡Es divino!", con tono absolutamente baboso. Yo no dije nada, y seguí sonriendo, mientras pensaba "cómo la estás embarrando...".
La mina siguió avanzando hacia donde estaba Pablo, diciendo a su paso a todos los conocidos lo precioso que era ese chico. Yo la seguía con los ojos. En un momento le dicen "pero... guarda que tiene novia, eh! ahí está" y me señalan (amigas de mi suegra). La solterona se me acerca rápidamente, me pide disculpas muerta de vergüenza, me da un beso y me abraza (!). Yo me cago de risa.
Tanto no me cagué de risa cuando, de todas formas, fue y le dio un beso a él, y tampoco cuando lo miraba alevosamente a lo largo de la noche.
La mamá de Pablo, orgullosa.

Después fuimos a ver a la banda donde toca el esposo de mi mamá, y fueron también mi suegra y sus amigas. Bailamos todos, estuvo muy divertido.

Mi mamá

Buscando algo en su ropero, mi mamá sacó una bolsa con pullóveres y me dijo que podía usar uno violeta que había tejido para Clara y no lo usó.
Ví uno rojo muy lindo y me dijo: "Ese no te va a pasar por la cabeza."
Yo: ¡Qué mala!
Ella: Y sí, sos cabezona, fui la primera en darme cuenta.

Al final me pasó, y se lo usurpé.


Ayer estaba en lo de mi mamá y con Tiago pusimos a calentar una pizza para comer.
Ella le dijo al esposo (Jote): "¿Querés un tostado?"
Jote: Bueno, si vos comés sí. Comemos uno vos y uno yo.
Ella: ¡Si yo quiero como dos!
Yo: Ya se a quién salí, así, peleadora al pedo.
Ella: Sí, vos saliste a mí, como me lo deseó mi mamá. Ella me decía "¡Ojalá que te salga una hija como vos!", y me salió.
Yo: Jaja ¡Qué mala!
Ella: Ella lo veía como un insulto, pero yo veo como un orgullo tener una hija como yo.

Y todos nos reímos.

5 comentarios:

Mexicana del Sur dijo...

Qué bueno!! Ya te extrañaba!! Muy gracioso todo, me gustaría saber quién era la treintañera..!! Tu vieja... una capa, como siempre!! Con lo del final... sin palabras!:P Te quiero mucho!!! Nos vemos pronto! Saludos a Pablo!!

flor dijo...

que alegría leerte y saber que estás bien!

Cecilia/Margot dijo...

Mexicana del Sur: La treintañera no sé cómo se llama. Para mí tenía un aire a Claribel Medina, pero Pablo me dijo "sí, antes de Reduce Fat Fast!".
Y sí, cada vez me convenzo más de lo capa que es mi mamá, jajaja.
Yo también te quiero mucho.
(Y sigo sin estudiar...).
Un besote.

Flor: Te extraño!!! Estoy re desconectada de este mundo.
Cuando vaya a Buenos Aires nos tenemos que ver.
Besos.

b. dijo...

Ceci, bueno leerte después de tanto tiempo. Muy bueno saber que tenes ganas de escribir estando bien, que encontraste ese lugar. Me alegro por tí, muchacha! :)

Cecilia/Margot dijo...

b: gracias :)
Me volví a encontrar a mí.
Un besote.