lunes, noviembre 27

Pastelera insomne

Conseguí trabajo (la entrevista del día del lunar), en el mismo lugar que el año pasado, pero armando la pastelería desde cero y conmigo como encargada.
Está buena la propuesta, y me gusta mucho esa cocina.
Pero... ¡estoy nerviosísima! No sólo por las responsabilidades nuevas (y el hecho de estar planeando todo para la pastelería), sino también porque los dueños siguen siendo un poco colgados, delirantes, volados... ni que fueran de El Bolsón!
Así que volví a las desesperantes noches de insomnio. A veces cuando suena el despertador de mi Pablo, yo sigo con los ojos y la mente totalmente abiertos. Es horrible.
Igual, he cambiado en algo: si el trabajo me hace mal, no dudaré mucho en dejarlo. Aprendí que no vale la pena sufrir en un trabajo; ya bastante hay con otras cosas que no podemos manejar. Y también hay demasiadas cosas lindas, que no vale la pena arruinar por un trabajo que angustia.


Acá terminan las...
Reflexiones de Ceci.

(Ténganme paciencia, estoy con insomnio).

2 comentarios:

Leonardo, desde Colombia dijo...

A que pusiste el lunar debajo de la almohada y te trajo un trabajo nuevo... si fuera cierto, interesante... ya que estoy lleno de lunares...

Ya en serio, me alegra por el laburo... y no olvidés que me debés un postre, o ponque, o pastel... igual paso con mi chica y te la presento... y luego hago que ella me presente con vos... y ahi si, reclamo mi premio...

La leche tibia no te hace dormir? Con unas gotas de manzanilla, o una infusion de la misma hierba... probalo y me contás...

Cecilia/Margot dijo...

Gracias, Leonardo :)
Yo soy más onda tilo, no tanto manzanilla; pero me gusta, cuando era chica teníamos manzanilla "natural". Y tilo también! Me parece que si sigo así me hago una infusión de las dos cosas.
Y odio la leche, así que queda descartada.

Saludos!