miércoles, julio 25

Métodos de lavado y limpieza masculinos

En realidad no sé si será un rasgo estrictamente masculino, pero los dos hombres con los que me tocó convivir tenían (mi marido los sigue teniendo, porque sigo viviendo con él...) estos métodos característicos a la hora de lavar ropa o platos.

- El eterno remojo
Paso 1) Poner medias y calzoncillos (o las prendas deseadas) en un balde, con agua y jabón. Dejar en el baño; si es dentro de la bañera mejor, o al lado del bidet.
Paso 2) Olvidarse de que están ahí.
Paso 3) Disfrutar de la ropa lavada y seca, ya que su concubina o esposa probablemente necesitó el balde y no le quedó otra que lavar su ropa.

Este método se debe usar con moderación, o el resultado puede variar: tanto ropa interior como agua jabonosa semi podrida pueden terminar adentro de su mochila o arriba de su computadora, si se repite demasiado frecuentemente.
Es importante que haya un sólo balde en la casa.

- El eterno remojo, variante rejillas o trapitos amarillos.
El día en que el susodicho decide lavar los platos, se encuentra con que la "ballerina" no está en un estado que le agrade.
Paso 1) Llenar un bol y ponerle lavandina, agua y el trapito.
Paso 2) Jurar, frente a las quejas de su mujer de que lo va a tener que enjuagar ella metiendo la mano en lavandina, de que el trapito se va a desintegrar, y de que va a quedar el bol ese como un arma desteñidora en la cocina, que lo va a enjuagar antes de irse a dormir.
Paso 3) Olvidarse del trapito y del bol en la cocina o el lavadero.
Paso 4) Encontrar todo en perfecto estado al día siguiente, especialmente sus manos y su ropa.

Éste método se puede usar sin limitaciones, ya que de todas formas el hombre en sí no lavará los platos muy frecuentemente.

- La asadera sorpresa.
Paso 1) Sorprender a su concubina o esposa con un "yo lavo" muy amoroso y bien dispuesto.
Paso 2) Meter las asaderas grasosas y costrosas en el horno, y las ollas con puré o queso pegado arriba del centrifugador en el lavadero.
Paso 3) Olvidarse de estos elementos "que había distribuido en esos lugares porque no podía lavar con demasiadas cosas en la mesada".
Paso 4) Actuar sorprendido frente a las recriminaciones de su mujer al encontrar tantas sorpresas al día siguiente.

Éste método debe usarse moderadamente, y se puede combinar con un "eterno remojo", variante asadera u olla.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Siglos de patriarcado no pueden removerse de un día para otro... algunas mujeres cumplimos nuestro antiguo rol de ama de casa tan naturalmente... puede ser que a muchos hombres no les de la lógica para actuar en estas situaciones?? (nótese el intento de no entrar en generalizaciones!)...Y bueno, será cuestión de ir amaestrándolo!! jeje
Un besote!! Quiero ver esa panza!!!!

Luchi103

Cecilia/Margot dijo...

Si estuviéramos trabajando los dos mi lucha sería implacable :p, pero dada la situación, el rol de ama de casa cayó tan naturalmente en mí, que lo desempeño gustosamente.
Además me viene re bien: Me gusta estar en mi cuevita en este momento.

¡Pero sabiendo que no es definitivo!

Pero sí: cuando el tema es miti y miti, a ellos les cuesta más hacerse cargo, o pensar en muichas cosas al mismo tiempo para que las cosas funcionen mejor domésticamente. No sé si será un tema de siglos de patriarcado o más bien biológico, o las dos cosas, o ninguna. Además, tampoco quiero generalizar; me baso humildemente en mis experiencias y observaciones.

Pero basta: así no terminamos más!

Lo charlamos cuando te presente a la panza :).

Besos!!!

Leonardo... desde Colombia dijo...

El tema es biologico y tambien de costumbre... siglos de enseñanza de que la mujer se ocupa de las cosas de la cocina y casa hacen mucha mella, lo del patriarcado es dudoso, siendo que sabemos que detrás de todo hombre, hay una mujer pendiente de todas esas cosas que se nos pasan...

Y ojo! no lo acostumbres a hacer todo... llega un momento en que a pesar de querer colaborar, otras cosas llaman nuestra atencion y ahí fue troya!!!

Me alegra saber que vas bien con tu embarazo... saludos a los dos! :-)

La Garrapata Vegetariana dijo...

Perdón la sinceridad pero eso del matriarcado/patriarcado es una gran tontería.
En casa yo cocino (pobre ella) y lavo los platos, lavo la ropa pero lo que NO hago es doblarla despues de estar colgada, básicamente porque la doblo mal o tardo 20 minutos por reloj para doblar una remera.
No es cuestión de "mis padres se manejaban asi" (en el caso de mama hace todo y papa no) fijate que ya no estás es casa de mami/papi, además todo eso viene de una época en que la mujer no trabaja y se quedaba para "atender la casa", hoy las cosas cambiaron y las parejas deben cambiar con los tiempos... o aguantarse las ollas sucias por tres días en la cocina.
Uno aprueba el curso 1 de lavado cuando sabe como colgar los corpiños y las tangas :D

Cecilia/Margot dijo...

Jajaja, bueno, gracias por los comentarios. Se ve que yo tuve mala suerte en eso, jajaja, o me toman de boluda. :p

Saludos!