viernes, mayo 30

Otra vez la fiebre amarilla

En algunas casas ajenas me agarra una melancolía o nostalgia extraña. Es en las casas cálidas, con onda. Se nota en seguida cuando en un lugar vive una pareja que se ama. Son esas casas las que me dan esa sensación triste y añorante. No me pasa en las que tienen toda la tecnología y confort, sino en las que se encuentra un sentido estético cálido, artístico, con cierta bohemia. ¿Será cierto lo que dice y repite Ludovica en el horóscopo chino, que para las cabritas es muy importante la triada techo, vestimenta y comida, y que le damos mucho valor a lo estético?
La semana pasada conocí la casa de unos amigos en La Boca. Quiero pensar que lo que sentía era nostalgia, y no envidia. ¿Cómo lo diferencio? Porque también había añoranza, y admiración. Su casa es grande (por lo que es extraño haberme sentido así: esa sensación casi siempre me ataca en hogares pequeños), vieja, y la refaccionaron ellos de una forma hermosa. Tienen una pared llena de CDs, y hasta una mecedora. Había una salamandra encendida. Para colmo, toda la tarde sonó Piazzolla. ¿Me querían matar?
Yo sé que en una casa como la mía sentiría lo mismo. Entonces, ¿por qué no me dejo de joder y disfruto mi hogar? Ay, Margot, vos y la melancolía...

3 comentarios:

Tina dijo...

Qué hermoso post! También agregaría que el olorcito de la casa te dice mucho! A mi me encanta poner el hornito con lavanda o algún perufmito lindo y siento una especie de triunfo cuando llega alguien y me dice: "qué rico olorcito, qué es?"

:)

http://www.aliastina-mama.blogspot.com/

No sé si te lo habpia pasado, perdóon!

Isabel dijo...

había escrito y se borró cuando quise poner mi usuario.
decía:

A decir verdad, sí. Acabo de cruzar la puerta y la casa está llena de vida y amor.
Si la comparo con mi casa, esta está llena de plantas, juguetes y esos ojitos claros hermosos del niño que te desvela y que ahora intentás dormir.
Es un placer volver a verte. Es un placer conocerte madre.

Sentite mas que orgullosa. Tu casa y tu hijo, es todo muy hermoso!

Cecilia/Margot dijo...

tina: Tenés razón! Hablé de los sentidos de la vista, el tacto (el calor de la salamandra) y el oído, y me faltaron el gusto y el olfato, tan relacionados ellos (y también importantes para esa sensación: si esa casa hubiera tenido mal olor ni en pedo sentía eso).
A mí también me gusta poner esencias :)
Gracias por el link, por suerte ya lo había encontrado en el blog de Flor.

Chizz: Gracias!!!!! Me hacés emocionar, nena! Ves? es bueno dejar comments. :)
A mi también me encantó volver a verte y espero que lo hagamos más seguido.
Un beso enorme, gracias por tan lindo comentario.
(uh, me voy a regar las plantas, no es tan lindo verlas morirse!).

Besos!