domingo, octubre 5

Supervivencia auditiva

Creo que ahora entiendo el mecanismo que hace mi marido para poner en off mi voz. Lo hago todos los días con Ruidos y Ruiditos, la única música que me deja escuchar Casiel. Es el chupete auditivo. Tengo cuatro Cds, pero ya me sé todos los temas de memoria. Y todas las notitas. Y todos los matices que hacen con la voz. Y todas las pifiadas. Trato de poner otra música -aunque sea de niños-, pero lo máximo que podemos negociar es un Jack Johnson o un Piojos y piojitos. Un ratito, más no. Y de música de grandes me he vuelto oyente casi exclusiva de Silvio Rodriguez a la fuerza, porque después de probar todos los Cds, es el único músico que acepta sin protestar.
Entonces ya directamente pongo Ruidos... y no lo escucho. Aunque debo decir que a veces me noto alterada y de pronto me doy cuenta que es un tema en particular (como el de la mosca, que parece satánico).
Ahora, me pregunto... ¿así se sentirá mi marido conmigo? Lo único que sé es que a veces en las reuniones familiares o con amigos tengo que mirarlo y decirle "Pablo: on", para que mueva el interruptor en su cabeza, aunque sea por unos minutos. O, cuando mi frase se queda flotando en el aire de la sordera conyugal y está mi hermana con nosotros, me dice compinche "off" o "está en off", porque ya sabe. Y bueno, al menos eso le da un toque de humor para que yo no empiece a querer cambiar el interruptor de un tazazo en la cabeza.

2 comentarios:

Isabel dijo...

dibujo puentes para que me encuentres!

Margot/Cecilia dijo...

Ese es un poema de Bornemann!!!
Me encantaban sus escritos y cuando era chica quería ser como ella de grande.

(El puente en este caso es la trayectoria de la taza en el aire... jajaja).

¿Hay un tema de ese poema?