domingo, septiembre 11

Hijos, o hijos e hija.

El viernes Cas y Eli se despertaron temprano, y los escuchaba charlar desde mi cuarto. Muy lindo despertarme así. Divinos.
Bajamos, y mientras les preparaba la avena subieron de nuevo a buscar un buzo para Casiel. Escuchaba lío arriba, y tardaban, entonces les pregunté qué onda. "No subas, má, estamos haciendo una sorpresa". Boniitos. Bajaron, con el mismo hermoso humor que tenían, desayunaron, y al ratito se fueron para la escuela. Quedamos en que yo veía la sorpresa cuando subía.
Habían hecho sus camas... ¡y la mía! Más tiernos... Morí de amor.
Y cuando llegaron de la escuela me preguntaron si me gustó la sorpresa.
Me hacen muy feliz.
Son lo más.
Hoy me toca a mi hacerles una sorpresa para cuando vuelvan de lo de su papá, que es ponerles el cuarto más lindo (está muy post mudanza). Acomodar sus libros, muebles, adornos -si llego a hacerlo.
También pensaba de sorpresa traer a las gallinas (bueno, a Frida y Salvador), pero mejor vamos mañana con ellos: más divertido, y de paso visitan nuestra casa anterior.
Mi papá y mi amiga Luna me ayudaron a hacer el gallinero en la casa nueva. Mi papá sufría por la precariedad (son palets unidos contra un galpón, atados con alambre, y techo de nylon), pero a mi me re gusta. Tienen hasta una habitación. Veremos qué onda, seguro cuento por acá (tengo un post eterno de nuestra experiencia con las gallinas en los últimos años, pero nunca lo termino para publicarlo. Algún día).

---

- Estoy embarazada  



- ¡Nos mudamos! De nuevo, al pueblo. Re linda y grande la casa, pero no sé bien cuánto nos quedaremos acá. Otra cosa que ya veremos.

- Me separé, hace un mes. Y justo tenía que hacer reposo absoluto por el embarazo así que fue extra difícil. ¡Movidita la situación! Pero es para mejor, voy a estar re bien. :)

- Mis hijos son lo más (por si no lo sabían). Ahora con el embarazo rebalsamos de amor a diario. Jajaja. Es inexplicablemente hermoso compartirlo con ellos. Son (bueeeno, somos) puro amor. Desde el momento en que se enteraron de que iban a tener un/a hermanita/o hacen y dicen cosas hermosas constantemente.

A veces Eli cuando paso cerca me dice "hermosa". El día siguiente al que se enteró del embarazo me dijo "hermosa" ... "y hermoso bebé".
Hablan de cuidarla o cuidarlo (de la estufa, de la escalera...), dicen "no veo la hora de que nazca", dicen que quieren que sea nena, "no veo la hora de escuchar su primera palabra, ¿cuál será?". Quieren que duerma en el cuarto con ellos. Calculan cuántos años va a tener a determinada edad de ellos, se imaginan mil situaciones, son unos hermosos.
Una de las veces que Cas dijo "no veo la hora de que nazca" Eli le contestó en chiste "¿qué? ¿Querés alguien que llore todo el tiempo?" y les conté que ellos cuando eran bebés casi no lloraban, que si un/a bebé/a tiene mucho amor y apego, se le hace mimos y upa y teta y se está atenta, no llora mucho. Desde esa charla Eli me llena de besos extra la panza y me dice "para que el bebé o beba esté bien".
Y conmigo son súper dulces. Elián me lleva el jugo de naranja a la cama, me hace mimos y me da besos en la panza, siempre saluda a su hermanito/a. Le pone un peluche con música para que escuche.
Una vez casi me caigo de la escalera acompañando a Eli a ir al baño y... ¡pretendía atajarme! Re protector mi niño de 6 años.
Casiel es un amor, se desvive por bebés/as y niños/as más pequeños, ya me muero de ternura imaginándolo.



Ecografía con Cas y Eli.

Hermosooos

Esta es de hoy.

1 comentario:

Anónimo dijo...

bueno seguire tu embarazo y la relacion con sus pequeños niños, son lo más.