martes, agosto 21

La mujer que sabe el devenir

Escuchando estas palabras entonadas por Spinetta, Pablo me dijo una noche que esa soy yo.
Se siente bien ese tema, me lleva en oleadas mágicas, melancólicas y dulces [Sin darme cuenta voy cayendo en cruz... (...) Las aguas tienen un recurso más, moviendo las olas ya no hay realidad; ondas en el aire...].
Se sintió bien que Pablo, apenas conociéndome, perciba eso de mí.

--

Desde el primer mes de embarazo que sueño (y siento, o ) que el bebito es un nene (y hermoso, obviamente). Hubo muuuuchos sueños, y el bebé tenía pitito cuando lo cambiaba, y en muchos era un niño de ya dos años. En el segundo mes soñé dos o tres veces seguidas que era una nena. En uno tenía un equipito celeste que le quedaba precioso con sus ojos como el agua de deshielo, y me daba cuenta de que por más que yo haya sido siempre tan buena cuidando niños ajenos ("firme pero dulce"), como mamá era otra cosa. Ella lloraba y yo me desarmaba (malcriándola).
La excepción fueron esos sueños; el bebé volvió a ser varón en los siguientes.
Este último mes hasta me refería al bebé siempre usando el género masculino, de forma no inocente ni por costumbre generalizadora.

Todo esto para decir que es así: Le vimos el pitito recientemente en una ecografía.

--

Me escribió un mail desde Canadá mi cuñado, contándome que está "amigoviando" con una chica de allá. No me dijo el nombre, pensé.
Y empecé a hablar sola: ¿cómo será su nombre? mhmm... Kate.
Bueno, en el mail que le mandó a su mamá y leyó ella ayer en casa, le contaba que salía con una tal Katie.

--

El otro día me enteré que mi ex sale desde hace tiempo con una chica de su trabajo. Él trabaja en un séptimo piso, y hay otra empresa asociada a esa, que está en el segundo. Cuando estábamos saliendo y yo me enteraba que estaba o había estado en el segundo piso, me irritaba o me llenaba de inseguridades inexplicablemente (y no era precisamente celosa). Me molestaba que vaya al segundo piso; casualmente, es allí donde trabaja su actual pareja.

--

Los dos primeros ejemplos tienen que ver con percepciones, no necesariamente con el futuro o el pasado. El tercero, por otro lado, me hizo pensar que el tiempo de alguna forma es un todo, o se pliega sobre sí mismo, y de vez en cuando tenemos momentos de "iluminación"; o que, efectivamente, soy la mujer que sabe el devenir.

Y, ya que mencioné el pasado, para que no se olviden de que soy una colgada tontuela, especialmente si he bebido, les cuento que una vez, en un bar, charlando con el chico del chilco, le dije muy sorprendida (y pagada) de mí misma: ¡Ay, yo sabía que venía ese tema! ¿Ves que soy medio brujita? te juro que sabía...
Y él me dijo, muy diplomático: me parece que están pasando el CD entero...

3 comentarios:

La Garrapata Vegetariana dijo...

El pueblo pide pruebas irrefutables, como por ejemplo ¿Que números saldrán el el sorteo del Loto del domingo?
¿El pelo de Donald Trump es de verdad?
¿Se me ocurrirá alguna pregunta interesante para hacerte?

...i don´t wanna to be here...

Leonardo... desde Colombia dijo...

Uhhh... que miedo no?... Jejeje... lo de las canciones suele pasarme, y algunas otras cosas similares tambien, pero lo atribuyo a información que mi subconsciente capta y luego sale a flote...

Aunque lo de tu segundo piso y lo de Kate... es de terror!!!

Cecilia/Margot dijo...

la garrapata vegetariana: Jejeje, yo sé que son tontos mis ejemplos, son los que se me ocurrieron esta semana. :)

leonardo: Yo a veces pienso que sí, que son procesos de nuestros cerebros basados en observaciones que ni sabemos que hacemos o que habíamos "guardado". Y a veces pienso que hay otras cosas, otras formas de "viajar" del conocimiento y las percepciones, y áreas cognitivas que ni sabemos que tenemos.
Bueno, pero basta de filosofar.

Saludos!